Receta para el verano

Helado casero de yogur con frutas

Hacer helados en casa es una actividad entretenida y el resultado siempre merece la pena. Son una manera muy sana de refrescarnos cuando llega el verano, son cremosos y fáciles de preparar

Lo primero que debes tener en cuenta cuando hagas esta receta, es que la base de esta preparación es un buen yogur natural de calidad.

Al usar el yogur desuerado le estamos quitando mucha agua al helado. El agua es precisamente la razón de que haya que batir la mezcla para conseguir un buen helado, cremoso y fino.

El objetivo es romper los pequeños cristales de hielo que se van formando al congelar, para hacerlos lo más pequeños posible y que la sensación en la boca sea suave y cremosa.

La fruta que utilices para elaborar la receta puede ser fresca o algo cocida. Especialmente si se trata de frambuesas, cerezas y arándanos que les va muy bien una ligera cocción previa con el azúcar y acentúa mucho el sabor.

Es recomendable utilizar frutas de la temporada.

Podemos sustituir el azúcar por cualquier otro endulzante, porque no cambiará mucho la textura. La miel es excelente opción.

Cuando hablamos de helados naturales, hablamos de calidad, de un helado elaborado con leche, nata, yogur, frutas, chocolate, etc., materias primas de alta calidad y no polvos o concentrados industriales. Se trata de un alimento muy valorable desde el punto de vista nutricional, gracias a la riqueza de todos sus ingredientes.

Beneficios del helado casero para la salud

Aportan gran cantidad de calcio: una ración normal de helado hecho con una base láctea (yogur o leche) cubre hasta el 15% del calcio diario que nuestro cuerpo requiere.

Contienen proteínas, comúnmente albúminas y las globulinas. Las proteínas tienen una función estabilizadora en el helado e intervienen en el organismo a la hora de formar todas las estructuras, además de realizar labores de defensa y de regulación de funciones metabólicas.

Los azúcares que contiene el helado proporcionan gran cantidad de energía al cuerpo, también puede emplearse la miel o el jarabe de glucosa en su elaboración.

Las personas con diabetes y las que quieren vigilar su peso pueden consumir helados eligiendo la versión light.

Los helados contribuyen a la hidratación, combaten la sequedad de las vías respiratorias, facilitan la digestión y crean una sensación de bienestar a quien lo consume.

Los helados elaborados de manera artesanal contienen solamente un 6% de grasa en su composición.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Yéssica Salazar

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo. Con Máster en Gerencia y Tecnologías de la Información. Con infinito amor por el periodismo y los medios audiovisuales que me han permitido conocer nuevos senderos, diferentes y desconocidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído