El blog de Otramotro

Ángel Sáez García

Yo también soy humano y marro, hermana

YO TAMBIÉN SOY HUMANO Y MARRO, HERMANA

Dilecta Pilar (por aclarar el título de esta epístola, urdiré que ya sé que tú no eres mi hermana María del Pilar, “la Nena”; si te llama hoy así este menda, tu amigo Otramotro, es por haber recordado esa frase feliz de Demetrio de Falero que dice que “un hermano puede no ser un amigo, pero un amigo siempre será un hermano”):

Me has pillado en la biblioteca. Acabo de terminar la epístola que te dirijo a ti y publicaré, Dios mediante, a finales de junio (abajo te la agrego). Hoy he comido antes de bajar a la calle Herrerías. Tenía hambre. Esta mañana me he levantado antes de lo normal para hacer la comida (patata con borraja, que me encanta, y lomo con champiñón, que ídem).

¿Sabio, servidor? ¡No! Acaso sea buen epígono o seguidor de Sócrates (“solo sé que ignoro mucho”, por proponer una mera variante de su adagio clásico). Así es, nada te refutaré (acepto que escribas Gigantes y Cabezudos con mayúscula inicial; yo prefiero usar con ellos la minúscula, para que no se desmanden ni envanezcan).

Habrá que darle remate al álbum antes de su cumpleaños, ¿no?

Durante el pasado finde, hice lo asiduo, lo de siempre (como te consta, el hombre es un animal de costumbres: leer, escribir y tomar el sábado por la tarde los cuatro zuritos de rigor con mi amigo Pío en los bares del centro). Estamos celebrando en Tudela las jornadas de la exaltación y fiestas de las verduras, pero yo, ya sabes, a lo mío (pasar la vista por ene escritos y/o trenzarlos). No, aquí, en Tudela, no es fiesta el día de San Jorge (que fue ayer —podría ser el adverbio “hoy” y no el verbo “hay” lo que quisiste escribir—; ya sabes, errare humanum est).

Así he hecho (poco más o menos) con todas las misivas que te he mandado y publicado (eso es lo que considero o juzgo, si no marro, que puede; yo también soy humano y se puede equivocar en esto, eso o aquello la pluma que maneja mi mano o las yemas de los dedos de mi ídem).

Yo soy un fan de la borraja (con unos cuatrocientos gramos de la susodicha verdura, que, tras ser cocida durante veinte minutos, queda muy blanda, un par de zanahorias, un par de cebollas y siete patatas medianas, a las que luego solo añado un chorretón de aceite de oliva virgen extra, tengo primer plato para cuatro días). No sé si he colegido lo que has querido dar a entender o decir. ¿Que estás como unas castañuelas, más que contenta, con ese hecho, porque a ti no te gusta mucho la cocina?

Le va a hacer mucha ilusión. Ya verás. Ahora bien, ¿valorará el tiempo que habéis invertido en llevarlo a cabo? Ojalá que así sea.

Como ignoraba cuál podía ser la razón concreta del yerro, por eso, te di la doble versión del mismo, que juzgué posible.

Te hago siempre caso a las críticas que haces de las películas que vas a ver. Sin embargo, no sé si las tendré en cuenta cuando las anuncien que las van a poner en los diversos canales de televisión ni si las rememoraré cuando las vea (si me decanto por verlas).

Otro (de tu amigo Otramotro), este mañanero.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Ángel Sáez García

Ángel Sáez García (Tudela, 30 de marzo de 1962), comenzó a estudiar Medicina, pero terminó licenciándose en Filosofía y Letras (Filología Hispánica), por la Universidad de Zaragoza.

Lo más leído