CONEXIÓN QUILOMBO

El Quilombo / Dragó cuenta la verdad sobre el Partido Comunista: «Era una secta misógina, homófoba y que odiaba el sexo»

Fernando Sánchez Dragó publica el segundo volumen de sus memorias, ‘Galgo corredor’, de la que Planeta en su nota de prensa dice que es «la crónica de la represión franquista entre 1953 y 1964».

Algo que es rotundamente falso. En la memoria de Dragó la represión no la acometió Franco sino el Partido Comunista con sus militantes. «Era un partido misógino, homófobo y que odiaba el sexo. Una secta».

Veamos la terrible «represión franquista» de la que habla el departamento de márketing de Planeta en palabras de Dragó:

  • «La cárcel en el régimen de Franco fue como un colegio mayor, éramos señoritos a lo que todo se nos consentía».
  • Del ‘represor’ de la Brigada Político Social, el temible comisario Roberto Conesa, no tiene más que buenas palabras y al final acabaron siendo buenos amigos.
  • «La literatura proscrita por el Régimen tampoco era tan abundante como sostenían sus adverisarios. La censura obedecía a criterios morales y religiosos, se atenía a los pacatos cánones del cristianismo y limitaba su radio de acción a no cometer actos impuros».
  • “Tuve mis más y mis menos con los falangistas, pero guardo, con escasas excepciones, muy buen recuerdo de ellos. Eran gente bronca, de prontos, amiga de la sobreactuación y de reacciones muy ibéricas, pero bienintencionada, generosa y de embestida noble”, escribe. Y más adelante: “sin su comprensión y, a menudo, su colaboración, no hubiéramos llegado tan lejos como llegamos”.

Y lo está diciendo uno al que los grises persiguieron a porrazos y que acabó en la cárcel de Carabanchel por comunista.

Es comprensible que la editorial recurra a una mentira para promocionar el libro. En esta España en la que los jóvenes vascos desconocen quién fue Miguel Ángel Blanco y sus padres votan al partido de sus asesinos, unas memorias de un ex comunista en la que se habla con generosidad y elegancia de franquismo es un libro maldito.

Para Dragó la lucha contra el Caudillo era una de las maneras más eficaces y más divertidas para construir una vida como la de Hemingway o el explorador Richard Burton.

Cuando las actividades políticas clandestinas acabaron llevándole a él y a otros camaradas a la cárcel, ya podían distinguirse allí dos grupos: el de los futuros próceres (Enrique Múgica, Gabriel Elorriaga, Ramón Tamames, Javier Pradera) y “el de los literatos cachorros que estábamos allí por idealismo y que no veíamos en la política un trampolín ni una rampa de lanzamiento”.

La peor parte no se la lleva Franco —el libro rezuma nostalgia por aquel Madrid de los años ’50 que hoy ya no existe— sino el Partido Comunista, «más sacerdotal y censor que la Iglesia de Roma».

«Los comunistas teníamos que dar ejemplo de probidad, fidelidad y castidad. Éramos una rama atea del cristianismo, la enésima secta de la Iglesia paulina». Pues eso, la represión franquista…

‘EL QUILOMBO ‘ – PROGRAMA COMPLETO DEL 13 DE JULIO DE 2020

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído