Rosquillas de anís “de la abuela”

Rosquillas de anís “de la abuela”
Rosquillas de anís de la abuela

¿Te apetecen unas rosquillas de anís de abuela? Elaboradas con una receta tradicional y un ingrediente que no falla en la cocina, ‘’cariño’’. En otro artículo de Periodista Digital preparamos unas galletas de chocolate sin mantequilla, hoy vamos con unas rosquillas de anís.

El origen de las rosquillas

Las rosquillas son una receta muy antigua, ya se en la Grecia clásica y luego en Roma. Los cocineros freían tiras de masa de trigo y las cubrían con miel o con salsas saladas. Fue a partir del año 400, ya en la Edad Media cuando los árabes comenzaron a freír pequeñas porciones de masa sin endulzar que luego pasaban por un almíbar dulce a base de miel o azúcar, (los árabes usaban el azúcar como una especie para perfumar platos al igual que usaban la pimienta para recetas saladas.

A lo largo del siglo X durante la presencia de los árabes en la Península Ibérica las rosquillas comenzaron a elaborarse y desde España se fueron extendiendo a otras zonas no tenían exactamente la misma forma que ahora más bien eran como un buñuelo. El azúcar aún no se usaba en muchas zonas de Europa como en Alemania pero se añadía miel y también se preparaban rosquillas rellenos salados.

Los ingredientes de las rosquillas actuales fueron añadiendo poco a poco, al principio no se  elaboraban con huevo, pero al añadir este ingrediente la receta ganaba en sabor y firmeza. Sin embargo existía un problema que el interior de los buñuelos quedaba a menudo crudo o poco hecho. Al crear un agujero en el centro, se elimina este problema y las rosquillas al freírse quedaban perfectas. Hay leyendas que atribuyen la invención del ‘agujero de las rosquillas’ a un marinero holandés, aunque seguramente al ser una receta muy común lo de hacer un agujero en el centro surgió de forma espontánea como una variante más de la receta.

Cómo hacer rosquillas de anís de la abuela paso a paso

Ingredientes para 25 unidades

  • Harina de repostería – 550 g
  • Huevos – 3 unidades
  • Azúcar –100 g
  • Ralladura de limón – 1 cucharadita
  • Levadura – 16 g o un sobre
  • Anís – 100 ml
  • Ralladura de limón – 1 cucharadita
  • Aceite de girasol – 240 (120 para las rosquillas y 120 para freír)

Para decorar

  • Azúcar – 80 g

Pasos

  1. Pasamos la harina por un colador grande para tamizar. Puedes usar harina normal pero con la de repostería quedan más esponjosa. Incorpora la levadura a la harina y reserva.

  2. En un recipiente batimos los huevos y luego añadimos  el aceite la ralladura de limón, anís y 100 g azúcar, reserva 80 g para después. Agregar ahora la  harina y mezclar hasta tener una masa homogénea. No debe pegarse a las paredes del recipiente.

  3. Tapar con un paño y deja reposar 15 minutos. En las masas con levadura los reposos siempre ayudan a lograr un mejor resultado.´

  4. A continuación hacemos unas 20-25 bolitas con la masa, luego con un plato las aplastamos, el orificio del centro, lo haremos   usando una botella de refrescos vacía, presionando con la parte del tapón de esta manera quedará un círculo perfecto, retiras el sobrante (y con todo el sobrante de hacer los círculos te sale otra rosquilla).
  5. Prepara un plato con papel de cocina y añade abundante aceite a la sartén. Fríe durante unos minutos hasta que estén doradas. Luego retira con una espumadera y deja que reposen en el plato con papel de cocina.

  6. Una vez hayan liberado el aceite sobrante, espolvorea 80 g de azúcar en un plato y pasa las rosquillas por ese azúcar. ¡Listas para servir!

¿Te ha gustado la receta de rosquillas de anís de la abuela? Síguenos en Facebook, para descubrir nuestras recetas.

Autor

Elena Bellver

Redactora de contenido web & Seo, Copywriter & Community Manager. Es la redactora de las recetas de cocina de Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído