Cómo hacer huevos moles de Portugal

huevos moles de Portugal
Huevos moles de Portugal

Los huevos moles son un dulce de convento tradicional de Aveiro, Portugal. Un país que tiene varios famosos elaborados con yemas como el pastel de Belem, creado en 1834, en el Monasterio de los Jerónimos.

¿Por qué tiene Portugal varios postres con yemas de huevo? Muchos conventos en el siglo XIX y XX se dedicaban a planchar ropa, y usaban claras para da apresto, les sobraban entonces las yemas.

Además la clara de huevo también se usaba para ‘clarificar y depurar el vino’ y los bodegueros en lugar de tirar el excedente de yemas, lo llevaban a los conventos.

Las monjas aprovecharon las yemas para hacer dulces, y así nacieron, también los huevos mole. En otro artículo de Periodista Digital hicimos huevos de chocolate caseros, hoy, huevos mole de Portugal.

En Aveiro se elaboran estos dulces desde finales del siglo XIX, el dulce de yema y azúcar se añade a 2 moldes realizados con obleas en forma de conchas, peces y otros motivos marinos.

Luego en una pequeña prensa se colocan las dos obleas y se prensan quedando el relleno de yema en el interior. La receta se puede hacer en casa usando obleas (las encuentras en cualquier supermercado por menos de 1 €). También se puede prepara el dulce de yema y darle forma redondeada sin cubrir con oblea.

Huevos mole de Portugal

Ingredientes

  • Azúcar – 250 g
  • Agua – 150 ml
  • Aroma de vainilla – 1 cucharadita
  • Huevos (separando solo las yemas) – 15 unidades
  • Obleas (como las de empanadillas) – 15 unidades

Preparación

  1. En primer lugar separar las yemas de las claras, y reservar en un recipiente. Las claras  las puedes congelar, para usarlas en otra receta.
  2. Para que nos quede solo yemas sin nada de clara, verte las yemas en un colador grande, debajo pondremos una ensaladera de cristal o metálica (luego te digo la razón)🔆.
  3. Remover con una espátula para que vayan cayendo las yemas al recipiente.
  4. Vamos a preparar un almíbar a punto de hebra gruesa, que se obtiene a una temperatura de 110º. Añadir el agua a un cazo, ajustar el fuego a baja temperatura y agregar el azúcar.
  5. Remover sin parar, el almíbar irá espesando.
  6. Cuando esté hirviendo y veamos la superficie tiene burbujas, para saber si está en su punto. Puedes usar un termómetro de cocina o ‘a ojo’, cuando notas espesa.
  7. Toma un poco entre el dedo pulgar y el índice, debería formase una especie de hebra. Apagar el fuego y reservar.
  8. A continuación prepara un cacerola con agua y lleva a ebullición a fuego lento, coloca el recipiente con las yemas sobre el cazo, para hacer el ‘baño maría’.
  9. Por eso te decía antes 🔆 que debe ser o de vidrio o metálico, para que soporte el calor.
  10. Si añadimos las yemas al almíbar al estar muy caliente puede pasar que se nos cuajen, de ahí que lo hagamos de esta manera. Las yemas se van calentando poco a poco.
  11. Remover las yemas, cuando notemos se están calentando las yemas, es cuando les añadimos poco a poco el almíbar caliente. Como las yemas también estarán calientes, ya no hay problemas de que nos cuajen.
  12. Mezclamos poco a poco el almíbar sin dejar de remover, esta es una de las claves de los huevos moles, batir, mezclar, las yemas con el almíbar hasta lograr una mezcla homogénea.
  13. Continuamos mezclando hasta que las yemas y el almíbar vayan espesando, y adquieran un color amarillo más pálido.
  14. Añadir ahora la cucharadita de vainilla, y remover de nuevo.
  15. Dejar que se temple la mezcla, y luego a la nevera. Dejar reposar al menos dos horas.
  16. Transcurrido el reposo, recupera la mezcla de yemas de la nevera. Puedes formar bolitas y servirlas tal cual o cubrir con las obleas.
  17. Abrir el paquete de obleas (como para empanadillas), con una brocha de silicona las pintamos con un poco de agua por los bordes.
  18. Rellena con una cucharadita de mezcla de yemas y luego cierra la oblea, como si hiciéramos una empanadillas.
  19. Repite el mismo proceso hasta finalizar las obleas.
  20. En Portugal lo hacen con un molde para dar forma a las obleas pero en casa se puede hacer de esta otra forma.
  21. Las obleas son muy finas no hace falta freir ni hornear, solo recubren la masa de yemas y le dan mayor textura al morder.
  22. ¡Listos los huevos moles al estilo de Portugal!

También te puede interesar

Natillas caseras receta de la abuela

¿Te ha gustado el artículo de los huevos mole de Portugal? En Facebook tienes más recetas para escoger.

Autor

Elena Bellver

Redactora de contenido web & Seo, Copywriter & Community Manager. Es la redactora de las recetas de cocina de Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído