El blog de Otramotro

Ángel Sáez García

Tuerto o entuerto es agravio que se hace a alguien

TUERTO O ENTUERTO ES AGRAVIO QUE SE HACE A ALGUIEN

Dilecta Pilar:

Si coincidimos en que lo que es obvio, ciertamente, lo es, no lo manoseemos más, no vaya a ser que devenga, por arte de birlibirloque o sin que haya tenido que intervenir o mediar la magia (blanca, por supuesto), motivo de conflicto.

Una vez hecha la aclaración, celebro que todo haya quedado solucionado; aunque el tuerto o entuerto (¿lo había, de veras, para ti?), “agravio que se hace a alguien”, según la acepción que brinda el DLE, cercano el carnaval, haya venido disfrazado de pirata tuerto.

Tal vez huelgue apuntarlo, pero es mi deseo y mi esperanza que te salga la columna a pedir de boca.

Ojalá puedas asistir a la presentación del poemario de Rosendo Tello. Si vas el próximo 15, y estás con él, te hago el encargo de que lo saludes en mi nombre y en el de todas/os las/os que, por unas u otras causas, no estaremos con él (con vosotras/os) en cuerpo, pero sí en espíritu.

He leído esta mañana (de cabo a rabo; había un único ejemplar en la Papelería/Librería “El Cole” aún sin vender) tu artículo del Heraldo, “Mujeres de cine” (aquí, el sintagma nominal ‘de cine’ tiene, al menos, una doble acepción o valor). Parece que haces una crónica de la entrega o gala de los premios “Goya”. Como no he visto ninguna de las películas (de algunas he guipado unas pocas imágenes en televisión, los llamados tráilers) no puedo opinar (sería una indecencia por mi parte, amén de una falta de rigor intelectual, hacerlo).

Me parece bien, porque es lo justo, que la sociedad (la nuestra y las ajenas), la ciudadanía, sea cada día más igualitaria, más justa, pero algunas medidas (la paridad me parece una parida; lo de ‘portavoza/s’ no tiene ningún sentido), algunos medios esgrimidos para lograrla me parecen inadecuados, inapropiados. El fin no justifica los medios. ¿Se ha de ser injusto para ganar la justicia? ¿No es un absurdo? La igualdad se consigue concienciando a la sociedad, persuadiendo a los ciudadanos (ellas y ellos) que la conforman con argumentos convincentes, que les hagan ver y entender que la igualdad es una reivindicación cabal e inaplazable y una conquista de todas/os. Ya ves, se ha vuelto a escapar el catedrático loco del frenopático.

Por cierto, acaso haya llegado el momento (si no tienes inconveniente) de abrir un hilo nuevo. Puede ser este.

Que pases un buen “finde”.

Esta vez te mando (y doy) yo el abrazo.

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Ángel Sáez García

Ángel Sáez García (Tudela, 30 de marzo de 1962), comenzó a estudiar Medicina, pero terminó licenciándose en Filosofía y Letras (Filología Hispánica), por la Universidad de Zaragoza.

Lo más leído