En las cloacas socialistas cocinan titulares basura a granel

No sólo la Policía informó a la Delegación del Gobierno que buena parte de las decenas de rapados que se dirigían a la mamarrachada del barrio de Chueca el pasado 18 de septiembre de 2021 eran nazis, sino que las Fuerzas de Seguridad comunicaron de inmediato las consignas y cánticos que lanzaron nada más comenzar la concentración, al verse increpados por los gays de los balcones.

Y la socialista Mercedes González, delegada del Gobierno en Madrid, no dio orden de disolver la marcha.

No porque fuera complicado o entrañará riesgos, porque había más agentes de policía que manifestantes, sino porque había recibido orden de no hacerlo, porque a sus superiores Marlaska y Sánchez les convenía el espectáculo para tapar la vergüenza de haber permitido y alentado a esa hora y en el País Vasco 51 actos de odio en homenaje del asesino Henri Parot.

Interesaba al Gobierno Sánchez, socio de proetarras y golpistas y todavía tumefacto tras la pifia del bulo del culo, que se escucharan en el corazón de Madrid gritos homófobos, para intentar tiznar a VOX y a ser posible también al PP.

Que Santiago Abascal tildase de ‘locos’, ‘fanáticos’ y no representantes de España a los de la mamarrachada de Chueca, les ha pinchado el globo, pero ahí siguen el PSOE, Podemos y sus numerosos subalternos periodísticos, ensuciando el terreno.

Sánchez y sus socios han intentado utilizar a un grupo de descerebrados como instrumento político y, otra vez, han salido sido trasquilados.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído