El blog de Otramotro

Ángel Sáez García

Está en algo que fina algo que empieza

ESTÁ EN ALGO QUE FINA ALGO QUE EMPIEZA   Atroces pueden ser las Navidades Y dichosas, feroces y felices, Como quienes comieron las perdices En escabeche a cualesquiera edades.   Cuando ausentes están tus amistades, A la niñez regresas: regalices Rojos, barquillos, pipas y maíces De sin parangón marca, Eternidades.   ¡Qué

¡Cuánto, José Javier, perdí al perderte!

¡CUÁNTO, JOSÉ JAVIER, PERDÍ AL PERDERTE!   “Ángel, yo solamente me lamento (Eso suele aducir mi amigo Pío) De lo que jamás hice”; no me río, Mas noto que anda cojo/manco el fundamento.   Le erijo a esa carencia un monumento Mediante este soneto, pues confío En no ser tibio, sino ardiente o frío Y sea hito el presente

Hay hechos que devienen inefables

HAY HECHOS QUE DEVIENEN INEFABLES ÁPTERO, MAS CON ÁNGEL DE LA GUARDA En castellano/español hay un concepto, el de ciencia infusa, que viene a agrupar o reunir (recta o irónicamente) en torno suyo, dentro de la cerca o valla (con o sin vaya) que rodea esa majada o redil de casos inefables, imposibles de explicar racionalmente con palabras,

Se mudó en la hez más vil y detestable

SE MUDÓ EN LA HEZ MÁS VIL Y DETESTABLE   Nunca pensé, jamás, Iris, que fueras El día en que, de nuevo, te abrazara, Tan fría con quien tanto te admirara. ¿Por qué las de prez llenas están hueras?   ¿Por qué no llorará cuando te mueras El que tantos sonetos te trenzara Y con este contigo terminara Y la bronca incremente con

Arteaga, maestro inolvidable

ARTEAGA, MAESTRO INOLVIDABLE      A quien escuchó atento tus lecciones Durante Sexto, Séptimo y Octavo De la extinta EGB, le arguye un clavo Que aquí no habrá milagro ni excepciones.      Hoy todo un abanico de emociones Que, sin querer queriendo, como al Chavo Del Ocho le nacían, sí, de cabo A rabo, se abre y viaja en

Al cierzo airear tu óbito le duele

AL CIERZO AIREAR TU ÓBITO LE DUELE      Ha muerto quien hacía arte, Arteaga. ¡Qué pocos con justeza valoraron! Estos, seguramente, se apenaron Cuando arribó la amarga, la que halaga.      No creo que su muerte satisfaga A cuantos en su coro gorjearon Ni a quienes muchas veces recordaron De una forma precisa o un tanto vaga.

Dios quiera que alacranes no seamos

DIOS QUIERA QUE ALACRANES NO SEAMOS Ayer soñé, una y otra vez, de manera “eternorretornable”, en plan bucle, que volvía a rememorar y escuchar aquello que antaño nos adujo Pedro María Piérola García al final de una clase de Lengua y Literatura Españolas (me consta que en algún texto anterior, ignoro si publicado o sin alumbrar

Mi auténtico e impar ángel de la guarda

MI AUTÉNTICO E IMPAR ÁNGEL DE LA GUARDA CALABOBOS, ORVALLO O SIRIMIRI    Como el sábado pasado, 20 de noviembre de 2021, una hora antes de la pactada, poco más o menos, esto es, de las diecinueve horas y cuarenta y cinco minutos, las ocho menos cuarto de la tarde, señalada para juntarnos en la tudelana Plaza de los Fueros o Nueva,

¿Réquiem por mi difunta musa, Amanda?

¿RÉQUIEM POR MI DIFUNTA MUSA, AMANDA?    Como cualquier lector asiduo mío (ella o él) sabe, poco importa cuál sea su identidad, inclinación u orientación sexual, durante mi última estancia “estiotoñal” en el Puerto de la Cruz (Tenerife), decidí crucificar a mi amada musa chicharrera Iris y, por ende, que no volviera a protagonizar

La muerte es la última pieza

LA MUERTE ES LA ÚLTIMA PIEZA   No hallaré jamás consuelo A la terrible certeza De que la muerte es la pieza Que acciona del alma el vuelo. Hoy ese axioma yo huelo; Y ese mosaico corono Con la tesela del mono Gramático que soy, sombra Que, al disiparse, se asombra De perder de todo el tono.      Ángel Sáez García    angelsaez.otramotro@gmail.com

Eusebio significa, en griego, pío

EUSEBIO SIGNIFICA, EN GRIEGO, PÍO Tengo para mí que nadie nace pesimista u optimista, sino que se hace. Son las circunstancias de la vida que a cada quien le tocan vivir las que le marcan el camino, le dejan cicatrices y lo hacen de una manera de ser y ver las cosas y los casos o de otra, positiva o negativa. Verbigracia, por mis arterias

¡Qué apotegma apodíctico, el de Shakespeare!

¡QUÉ APOTEGMA APODÍCTICO, EL DE SHAKESPEARE! Ayer, lunes, primer día del mes de noviembre de 2021, festividad de Todos los Santos, tras acudir al cementerio y felicitar a uno de los amigos que mantengo desde mi más tierna infancia en Cabretón, Santos Calahorra, por la doble razón de peso de su cumpleaños y su onomástica, cuando me

Cumplo la voluntad de quien me manda

CUMPLO LA VOLUNTAD DE QUIEN ME MANDA   Catando mil aromas, hoy, Amanda, Recorro el camposanto; hallo la losa De tu tumba y allí dejo la rosa; Cumplo la voluntad de quien me manda.   Que al trato yo me atenga me demanda Y donde tu esqueleto está, en la fosa, Deposite la flor a quien mi esposa No fue, pero la amé como a la banda

De mi madre, mi padre y mi mecenas

DE MI MADRE, MI PADRE Y MI MECENAS Yo no he visto en este mundo nunca a nadie (ella o él) que trabajara más que mi madre, Iluminada. Ni que fuera más generosa que ella. Seguramente, no faltará el lector (hembra o varón) que, conociendo de qué pie cojeo, o sea, que soy adicto y proclive a la hipérbole, esto es, que suelo exagerar en

Arribó Iris a su tumba

ARRIBÓ IRIS A SU TUMBA   Hoy, por fin, me he dado cuenta De cómo deviene inmundo Cuanto brilla en este mundo; De cómo la luz no cuenta Si la paz no la frecuenta. Miro y remiro una foto De mi amada Amanda y noto Que es un cadáver, un muerto, Que en su tumba, último puerto, Lloro, mas más no me agoto.      Ángel Sáez García

Me siento en mi despacho con ventaja

ME SIENTO EN MI DESPACHO CON VENTAJA (COMO SI DIOS, MEDIANTE TAL PUNZADA, ME HUBIERA REVELADO ESA CERTEZA) Hoy, martes, catorce de septiembre de 2021, siempre que se cumpla a rajatabla esta conditio sine qua non, este requisito imprescindible, que el atento y desocupado lector (ella o él) de estos renglones torcidos y servidor lleguemos a

De la (In)Civil Guerra versa

DE LA (IN)CIVIL GUERRA VERSA   Mientras haya un insensato Que sople sobre las brasas De la (In)Civil Guerra, grasas Teas habrá para rato (Exista o no el aparato Que las cuente, pese y talle), Controle quien blande el dalle El proceso desde el huevo O se ejecute otro, nuevo, Que mande el viejo a la calle.      Ángel Sáez García

¿Qué realzo y qué me exaltan?

¿QUÉ REALZO Y QUÉ ME EXALTAN?   A los amigos que han muerto Y a los deudos que me faltan, Que realzo y que me exaltan Sus recuerdos, hice un huerto Que llamé “De risas puerto”, Donde las lágrimas manan, Y, si son por risas, ganan A aquellos hechos que otrora Las motivaron y ahora Guardo como auras que sanan.      Ángel

Rey y hasta emperador juzgo al silencio

REY Y HASTA EMPERADOR JUZGO AL SILENCIO CAPAZ DE UN ARAÑAZO Y DE UNA HAZAÑA   Cuando el emperador entra en escena, Cuanto debo callar, se escapa y digo; Y cuanto bendecir debo maldigo, Pues mudo la expresión santa en obscena.   Cuando el silencio deja la al(h)acena Y de rondón se cuela, cual bodigo, En la cocina, siento pronto

La primera maltratada

LA PRIMERA MALTRATADA   Cada agresión perpetrada Contra una fémina nueva Nos retrotrae a la cueva Donde murió ensangrentada La primera maltratada. El que en la tribu mandaba, Si quería, ejecutaba A quien no le hacía caso, Que adelantaba su ocaso, Pues sin vida se quedaba.      Ángel Sáez García    angelsaez.otramotro@gmail.com

La culpa es un botón que pone en marcha

LA CULPA ES UN BOTÓN QUE PONE EN MARCHA LA MÁQUINA QUE EMPUJA A URDIR DE PEDRO He leído en algún sitio (pero ahora no sabría decir, a ciencia cierta, ni cuándo ni dónde) que la culpa es el botón que, si lo pulsas, pone en marcha y/o apaga la máquina que nos empuja a escribir (o a dejar de hacer tal cosa) de nuestros padres. Juzgo

A gran altura estuvieron

A GRAN ALTURA ESTUVIERON   Quienes lo mejor les dieron, Ora viajando, ora quietos, A sus hijos y a sus nietos Y en la soledad murieron A gran altura estuvieron. Desde aquí quiero expresar Mi condolencia o pesar A quienes han padecido La muerte de un ser querido Sin poder ver ni besar.      Ángel Sáez García    angelsaez.otramotro@gmail.com

¿Qué olvidamos en el acto?

¿QUÉ OLVIDAMOS EN EL ACTO?   Aspiramos a alcanzar Cuanto antes la inmunidad, Mas nuestra inhumanidad No nos permite avanzar Y de alegría danzar: Nos hemos acostumbrado A ver cuánto ha contagiado El virus, que falta tacto: Contra el de cifras impacto, Que olvidamos en el acto, Nos hemos inmunizado.      Ángel Sáez García

¡Cuántos la muerte usa dalles!

¡CUÁNTOS LA MUERTE USA DALLES!   A menudo los detalles Permiten con nitidez Ver y oler la fetidez: ¡Cuántos la muerte usa dalles! Hoy en día, halles donde halles, Esa verdad no la abate, Aunque bien maneje el bate Intelectual, su caletre, El sabio, si es petimetre, O sea, la moda epate.      Ángel Sáez García    angelsaez.otramotro@gmail.com

A Patricia, Rosana y Julio, ¡gracias!

A PATRICIA, ROSANA Y JULIO, ¡GRACIAS! DE BIEN NACIDO ES SER AGRADECIDO Como de todo hay en la viña del señor, en este variopinto país nuestro uno puede hallar a quienes les gustan y a quienes les disgustan los refranes. Entre los mentados en último lugar, hay quienes detestan escucharlos o leerlos. Cuando les he preguntado por ello, por

Más de una vez me han partido

MÁS DE UNA VEZ ME HAN PARTIDO   Más de una vez me han partido El corazón y la tez. Del desamor la infame hez Me ha dejado compungido, Dolorido, entristecido, Tras padecer los zarpazos, Dentelladas y arañazos Metafóricos, brutales Tanto como los reales: Lo/a rompen en mil pedazos.      Ángel Sáez García    angelsaez.otramotro@gmail.com

¡Qué peligroso es el bicho!

¡QUÉ PELIGROSO ES EL BICHO! AUNQUE BIEN SUENE UN LAÚD   Hay un largo y lato trecho Entre ver tú lo que ocurre Y oír narrarlo al que aburre. Quien vive en directo el hecho Tal vez salga insatisfecho, Tras comprobar cómo el bicho Puede a un semejante al nicho Llevarle en un ataúd, Aunque bien suene un laúd En el trance susodicho.

De oposición y Gobierno

DE OPOSICIÓN Y GOBIERNO   ¿La política es el medio Para hallar las soluciones A las preocupaciones Generales? ¿El remedio Para eliminar el tedio Que impera en la sociedad, Que está hasta la saciedad De oposición y Gobierno, Las dos caras del infierno, Repletas de suciedad?      Ángel Sáez García    angelsaez.otramotro@gmail.com

En Navidad a Javi echo de menos

EN NAVIDAD A JAVI ECHO DE MENOS EL ETERNO RETORNO ES INNEGABLE REVIVO, AÑO TRAS AÑO, LA ODISEA Como cualquier aserto que diga o escriba aquí podrá ser utilizado en mi contra (abundo en el parecer con quien sostiene cuanto asumió otrora, que salir a la palestra y tomar la palabra en una reunión pública o privada se parece bastante, como

¿Por qué urdo del amor y de la muerte?

¿POR QUÉ URDO DEL AMOR Y DE LA MUERTE?   Jornada tras jornada, me preguntas Por qué urdo del amor y de la muerte. ¿Te extraña que conteste que ando fuerte En ambos? ¿Nada intuyes o barruntas?   ¿Acaso jamás has hallado juntas, Bailando en un bastión, baluarte o fuerte, A sus dos quintaesencias, que dan suerte, Antes de púas

La verdad nos hará libres

LA VERDAD NOS HARÁ LIBRES   Las víctimas del horror Necesitamos saber La verdad; pues ¿puede haber Paz sin constar de ese error Quién fue el autor? ¡Qué terror! Las víctimas no podremos Poner nuestra vida en orden Mientras con bulos aborden/engorden; Cuando la verdad logremos, Entonces, descansaremos.      Ángel Sáez García

Iris Gili aprendió a aprender jugando

IRIS GILI APRENDIÓ A APRENDER JUGANDO A Iris Gili no le obligaron a leer. Siendo una niña de corta edad, sus padres, lectores empedernidos, con su actitud natural o proceder normal, le contagiaron su vicio, pasar su vista por las páginas de un libro de manera comprensiva, esto es, intentando entender, si no podía ser todo, por ser tal

Señal de últimos pasos es de Átropos el corte

SEÑAL DE ÚLTIMOS PASOS ES DE ÁTROPOS EL CORTE   Después de ejercer tantos años de peregrino (Pues dos cor(r)os de canas son dueños de sus sienes Y a la verde esperanza le ha hecho un guiño Selene), Bajo el óvalo o copa de un álamo dorado, El hombre sosegado, solvente y solitario, Recuesta su espalda ancha en su delgado tronco,

Sergio, el vocativo es «Juan»

SERGIO, EL VOCATIVO ES “JUAN”   Hay incisos repelentes; Pero más por las razones Aducidas, sinrazones, Ya que encierran evidentes Errores de adolescentes: Argüir que es un vocativo “Vamos”, que un imperativo A todas luces resulta, A quien lo aduce lo insulta De modo reiterativo.      Ángel Sáez García    angelsaez.otramotro@gmail.com

¿Qué oí aducir con voz mansa?

¿QUÉ OÍ ADUCIR CON VOZ MANSA?   Como el virus no descansa, Ni de noche ni de día, Ayer, cuando descendía La calle Eza, que no cansa, Oí aducir con voz mansa Que estamos de irrespetuosos Rodeados y de acuosos Ojos, por los que se han ido Sin haberse despedido De sus amigos tortuosos.      Ángel Sáez García    angelsaez.otramotro@gmail.com

La de José Javier muerte

LA DE JOSÉ JAVIER MUERTE   ME AMPUTÓ Y SUMÓ UNA MANO   El óbito inopinado De José Javier, mi hermano, Me amputó y sumó una mano: Sin el mecenas ganado, Con el muso granjeado. Probé a ponerme a escribir Y del orco ayudó a huir, A convertirme en viajero, Y a llenar ese agujero Con versos que logré urdir.      Ángel

¿Acaso alguien lo hubiera barruntado?

¿ACASO ALGUIEN LO HUBIERA BARRUNTADO? Dilecta Pilar: Bueno, cuando contratasteis el viaje no os imaginabais (nadie hubiera barruntado, intuido o sospechado) lo que vino luego, el virus coronado de espinas, que está haciendo diabluras por el orbe (casi) entero. Si no hacemos caso a las autoridades sanitarias, que son las que saben (y siempre

¿Qué dice la breve nota?

¿QUÉ DICE LA BREVE NOTA? (¿DEL SUICIDA ARREPENTIDO?) A quien el soborno borda, Porque en él era un perito, Se le ha cerrado el garito. Ya no hace la vista gorda El que cayó por la borda: “Quien se muestre deshonesto Donde vino al mundo Ernesto Y fomente la pereza Y, al alimón, la impureza, Que se atenga a un pronto arresto”. Ángel

Oír tocar a muerto me aterraba

OÍR TOCAR A MUERTO ME ATERRABA Ignoro, atento y desocupado lector (sea ella o él), si le ha ocurrido o ha vivido algo parecido a lo que me acaeció o tocó experimentar a mí, esto es, si nació en el seno de una familia numerosa (cuando yo vine al mundo, tenía un hermano mayor, José Javier, pero, gracias a Dios o al azar, se sumaron a

Te agradezco la muestra de empatía

TE AGRADEZCO LA MUESTRA DE EMPATÍA      Dilecto José Ignacio:      Te comento lo mismo que les he referido antes a otros (María Pilar Martínez Barca, verbigracia). No tenemos (ni tú ni yo) ninguna obligación de contestar, pero yo lo intentaré siempre que pueda (no tengo acceso a Internet ni ordenador; son varios los que no me

Ángel Sáez García

Ángel Sáez García (Tudela, 30 de marzo de 1962), comenzó a estudiar Medicina, pero terminó licenciándose en Filosofía y Letras (Filología Hispánica), por la Universidad de Zaragoza.

Lo más leído