El Anticapitalismo Antieuropeo

Han venido a destruir Europa para salvarla del capitalismo. Y para salvar a las patrias que, en efecto, deberán desaparecer si alguna vez queremos ser europeos. La impugnación de Europa es una brillante idea que sólo podía salir de caletres como el de Marine Le Pen y Pablo Iglesias Bis, cuyas coincidencias serían sorprendentes si no hiciera

El corredor mediterráneo y los nacionalistas catalanes

Desde que se produjo el debate sobre las vías de comunicación ferroviaria entre España y Europa, los nacionalistas catalanes encabezaron un grupo de presión, FERRMED, para conseguir que la vía prioritaria discurriera por el mediterráneo y no por Algeciras-Madrid. En ella incluyeron a andaluces y murcianos para hacer bulto y justificar

Zapatero, Valenciano y las parejas de hecho

No hay explicación para el rescate de la momia (política) de Zapatero que están llevando a cabo el PSOE y su candidata Valenciano. O es la desesperación o una confianza ciega en la amnesia de los pueblos. Acaso un impulso suicida que no le habíamos conocido a un partido especialista en sobrevivir. En su última reaparición en carne inmortal

De Aristóteles Rivero al Estudio Estadio barcelonista

Ese Aristóteles de la locución deportiva que es Juan Carlos Rivero, el omnipresente, despachó la última pitada de los barça-catalanistas al himno español con la siguiente observación definitiva: “Ya están los unos pitando contra los otros, y los otros contra los unos”. Todos los demás lo único que escuchamos es que los “unos”

De la España de Cayo Lara a la España de Teresa Giménez Barbat

Seguramente las afirmaciones más claras sobre nuestra enfermedad catalana, la suya, sobre todo, las haya realizado hace dos días Cayo Lara, el revelador líder de la izquierda postcomunista (vaya un palabro para un comunista). Tras espetar, cargado de razón, que no se pueden poner fronteras a la democracia y que hay que resolver las cosas

El burro y la noria del 23-F (bis)

He releído el artículo que sigue y me ha parecido que las declaraciones de Pilar Urbano de ayer, 30 de marzo, en El Mundo, con motivo de la próxima aparición de su libro "La gran desmemoria", le daban una luz nueva, o al menos confirmaban muchas de sus intuiciones. Se trata de un texto aparecido en este blog el 28 de febrero de 2011, también

El falangista, el comunista y la democracia

Se trata del único y extraordinario caso en que, desde el Cid (“Oh, Dios qué buen vasallo, si oviese buen señor”), podemos decir que España encontró un señor digno de su pueblo. No de todo el pueblo, por supuesto, pues el búnker intentó merendarse a Adolfo Suárez y darle varios golpes de Estado (y en el que se dio, si se dio,

Paco Candel, el Mandela catalán

El pasado miércoles, en la entrada del Camp Nou, templo del independentismo, se les repartía a los ingleses del Manchester City un folleto de la Assemblea Nacional Catalana en el que, tras presentar al Barça como emblema de la lucha catalanista por su lengua y cultura, y a España como un país de dictadores totalitarios, se reclamaba la

El Barça, perseguido

El Barça está siendo perseguido, acosado por la conspiración centralista. Hacienda y la Justicia española, al servicio del malvado Real Madrid (sobre todo la justicia deportiva, ya lo acabamos de ver en el castigo a Cristiano por tocarse la cara, no por partírsela a otro), se han lanzado con “desmesura” contra la impoluta entidad

El debate de las medias mentiras

Dicen que una media verdad es peor que una mentira. Los demagogos son los principales especialistas en esta arte de la ocultación. Pero la democracia, bendita sea a pesar de todo, y Dios nos salve de sus salvadores, es el reino de las medias verdades. Por eso, el estado de la Nación (y del Estado) no es el que dice Rajoy, ni el que dice

Guruceta y el nacional-barcelonismo

El único momento en que el Régimen de Franco estuvo a punto de caer no fue a consecuencia de las diversas huelgas generales revolucionarias que el PCE –la única izquierda real, además de prochinos, troskystas y anarquistas- convocaba cada diez minutos, y a las que los jóvenes universitarios de entonces acudíamos emocionados corriendo

La izquierda y las lenguas

Cuando entonces, pedíamos que los niños catalanohablantes (en español no se dice parlantes, salvo con desprecio, como nos recordaba nuestro señor Quevedo con su “culta latiniparla”) pudieran educarse en su lengua materna. Era, incluso, una exigencia universal de la UNESCO, esencial además para lenguas en situación de diglosia (inferioridad

Curas, bancos, serpientes, manzanas y deudas

Una plataforma de curas aguerridos –vuelven los curas rojos- ha ido a entrevistarse en Murcia con jueces y dirigentes de bancos para poner fin a los desahucios. En este ‘revival’ de la Transición, con Cataluña otra vez sublevada y el PNV abriendo y cerrando gri-etas, toda España vuelve a ser un Pozo del Tío Raimundo y los curas claman

Pedro José

En la España de las facas y la difamación, la cabeza debe cuidar de no pensar o no decir nada que no esté conforme con al menos una de las sectas. Lo que es suicida es declararse y ejercer de liberal sin bando, dedicarse a escribir en los papeles y airear las bajezas de unos y de otros, el ansia inacabable del poder. Acabarán contigo,

Cristiano Ronaldo y el catalanismo

La reciente concesión del “Balón de oro” a Cristiano Ronaldo ha mostrado, una vez más, las verdaderas pulsiones del catalanismo. Se equivoca quien crea que la tabarra catalana que aguantamos desde hace ciento cincuenta años, en su versión moderna, es una cuestión política. En realidad, estamos ante una patología que debería ser

De Núremberg a Durango

La ruina económica deprime y angustia, pero no envilece. Fue en los días del oro muerto cuando nos rebozamos en trapisondas y desvergüenzas. Y hay una ruina mucho peor, la que acaece cuando la decencia, la dignidad, el respeto a uno mismo y la justicia se entregan para ganar el perdón de los asesinos. La foto de Durango, la de los sesenta

2014, el ano catalán

Lo que los catalanes quieren es lo que el amable escritor Zapatero les concedió en aquel Estatut que el Tribunal Constitucional, en un día sensato, y gracias a algún magistrado de izquierdas de los de antes, limpió como no lo habían hecho las Cortes sociatas. Si un Rajoy anterior a sí mismo no hubiera ordenado presentar el recurso que

¡Felices Pascuas, odo!

Estos días siempre fueron para mí las Pascuas. Y cuando se saludaba se decía Felices Pascuas. Al final es cuando sabemos que la vida sólo fue la infancia, y el resto no más que una extraña niebla podrida. Las Pascuas son la infancia, y desear Felices Pascuas es desear lo mejor, aquel tiempo completo donde estaban todos los que amábamos

La aniquilación imperialista de Cataluña y la mosca transgénica

Tras trescientos años de opresión, oprobio, fumigación y hasta fornicación de Catalunya a manos y miembros de la España imperial, ha podido pararse el último y definitivo intento de aniquilación de la nación y la identidad catalanas: la mosca transgénica. Un equipo de investigadores anglosajones, o sea, antiescoceses, habría conseguido

Putas

No sé qué sería más razonable para nuestra salud moral y estética: si limpiar las calles de putas o de administradores de cajas de ahorro. Lo que acabo de escribir es demagogia, lo sé, pero se trata de demagogia en defensa propia. Y de las putas, que no tienen la culpa de que la vida apriete. No hay duda de que las putas son más visibles

Educando (educación y nacionalismo)

Ningún Estado sensato habría entregado el control de la educación a partidos separatistas hegemónicos en sus regiones. Lo que pasa es que España nunca ha llegado a dotarse de un Estado moderno digno de tal nombre, y de su debilidad en los siglos XIX y XX fueron alimentándose las burguesías feudales, los caciques fueristas, los privilegiados

Signos aviesos

Ya hay señales del cambalache que se prepara. Aunque parezca mentira, una vez más, otra, Madrit ha empezado a comprar catalanes. Sus Dignidades Nacionalistas acabarán abjurando con la boca pequeña y llenando sus arcas con los favores de Madrit (el Estado medroso, la Corona, la Banca, el Capital, bien sûr, no los madrileños), y, sobre

Las víctimas vengativas, el santurrón y el 15-M

Las víctimas molestan porque nos recuerdan la ley malversada, los pactos traseros, la cobardía, la ignominia. Se firmó una paz vergonzante y secreta con las ratas del terror, con los detonadores y sus publicistas. Se blanquearon asesinos y redes de extorsión. Se quebraron la Ley y la Justicia, la democracia y la decencia para regocijo

Almería y Manolo Escobar

Cuando fuimos progres estaba prohibido que nos gustara Manolo Escobar (y Lola Flores, la grande). No te podían gustar King Crimson o Pink Floyd a la vez que el gran Manolo, cuyas películas llenaban durante días el Gran Teatro Cinema de Caravaca hasta tener que traer sillas suplementarias. Y todavía era más imposible que pudieras escuchar

La izquierda y el nacionalismo

En aquellos días felices e ignorantes, se nos hizo creer que la derecha era el orden, aunque fuera injusto, porque lo más injusto era el desorden. Y que la izquierda era la aspiración a la igualdad, el fin de los privilegios, aun a costa de la libertad. Eran los días en que discutíamos acerca de aquel “libertad, ¿para qué?”, la

Roja y gualda

Hace ya muchos años, en 2002, publiqué en La Opinión de Murcia, donde escribo desde que me marché de Diario 16, el artículo que sigue. Era un relato sobre por qué después de haber renegado de cualquier españolismo patriotero, la bandera de España había vuelto a representar para mí la libertad, la igualdad y la fraternidad. Y el

Susana Díaz y el zapaterismo

Por decir lo mismo que acaba de reconocer Susana Díaz, la nueva presidenta andaluza, recibí en los años de la 'zeja' amenazas de socialistas, con nombre y apellidos, que me avisaban con detalle de lo que me iban a hacer en cuanto se cruzaran conmigo por la calle. Hasta Arfonzo y toda la vieja guardia, aun renegando de ello, terminaron por

La batalla de las Islas Baleares

Si Bauzá cede, adéu Espanya. Lo que nos jugamos en las Baleares es el principio del fin de la inmersión lingüística, es decir, del proyecto de expulsión del español de la vida pública de los llamados Países Catalanes. Y, con ello, del paso siguiente a la independencia de Cataluña: la incorporación de las Islas Baleares a la Catalunya

Españolizar España

Hasta ahora habíamos creído que lo que defendía Esperanza Aguirre era españolizar España. Frente al marianismo mudo, el centrismo desleído y los potitos ideológicos, se trataba de reconstruir el Estado para volver a ser iguales, para tener una sanidad de todos, con hospitales abiertos a cualquier español, y una educación en la que

El bonzo y los comisarios del bienestar

El hombre que se abrasó esta semana en la avenida de la Libertad de Murcia era yo. Éramos todos. La Inquisición fue el Estado durante las teocracias. Podía encarcelarnos, purgarnos o quemarnos para nuestra salvación. Luego el Estado moderno, que vino para traer la libertad, ha terminado por convertirse en Inquisición en sí mismo. Hoy

Susana Díaz y los embustes del siglo XXI

Luego me llevó a ver Godspell o Gospel. Enfermera y señora era nueve años mayor que yo, pero recorrimos juntos esa distancia en una sola noche. Ir al teatro y pasear luego por Madrid era sellar la memoria, ligar a su recuerdo aquella desazón que sembraría para siempre en mi vida. Gospel era un musical sobre Jesús, pero mucho más ligero

Basura sobre la tumba de Montesquieu

Creímos que la democracia era un bálsamo de Fierabrás. Que por el mero hecho de ser elegidos, los hombres se volverían buenos y benéficos. Nadie nos explicó que la democracia era un sistema de vigilancia mutua, de división de poderes precisamente para que no hubiera Un Poder como aquel al que habíamos combatido. Pero no vigilamos.

Guardiola, el santurrón desenmascarado

Los hombres buenos nunca alardean de su bondad. Los buenos lo son con absoluta naturalidad porque no conciben que haya otra forma de ser. Durante años un gran falsario engañó a mucha gente presentándose como una especie de franciscano rapado que buscaba florecillas en el césped. En él no había doblez, ni ira, ni soberbia, ni odio al

Los nuevos contadores, otra herencia Zocialista

Corre por ahí un emilio aventando los peligros electromagnéticos que nos acechan en cuanto las Eléctricas instalen masivamente sus nuevos contadores digitales. Es posible que acabemos todos como el Travolta de Phenomenon, flipando en colores con un hermoso tumor en el occipucio, que es cosa que de crío siempre confundía con el prepucio.

Brasil nos ganó desde el himno

Unos cantaban, dejándose el alma. Otros, disimulaban. Eso fue el partido. Ellos, los brasileños, sí sabían por lo que jugaban: por su nación, por su patria. El fútbol nunca es sólo fútbol. Lo sabemos los españoles, que sublimamos nuestro cainismo, la taifa eterna y la lucha contra los separatistas a través del fútbol, aunque algunos

La reformita de los estaditos

El periodismo de opinión es un ejercicio de obstinado autoengaño, de ilusionismo en el que la principal víctima es uno mismo. Consiste en no consistir, en escribir en el agua, aunque sea el agua dulce de cada día, o el agua amarga de los enemigos que irremediablemente cosechas si eres decente y escribes lo que piensas. Claro que mucho

El comunismo-basura

El Partido Comunista de España fue una cosa muy seria. A los jóvenes, a quienes bajo la especie de la “memoria histórica” se les está contando una burda leyenda (protagonizada por aquellos a los que jamás se les vio en manifestación alguna), alguien deberá explicarles que a Franco se le opuso muy poca gente. Por eso Franco se murió

El Waterloo de Mariano Rajoy

A Mariano Rajoy no le gusta discutir. En nuestro desconcierto, no habíamos advertido hasta ahora que el rasgo más característico de su personalidad es la aversión a la polémica. Salvo que sea en sede parlamentaria. Supongo que allí lo considera un deber profesional, y siempre se ha mostrado como un excelente orador. Pero fuera de las

España, de Nación a Equipo

Ha ido Rajoy a Cataluña a no discutir. Asumiendo, en el mejor espíritu de su predecesor, que la nación es un concepto discutido y discutible, y no atreviéndose a decir delante de Mas que España es una gran nación, ha realizado una pirueta táctica desconcertante para los separatistas catalanes: ya que la nación es el conflicto, pues

Mourinho, el portugués que nunca entendió España

Por fin España ha conseguido echar a otro genio. Hemos vuelto a nuestro verdadero ser: la intolerancia más fanática hacia todo aquel que destaque, hacia el que, ignorante de las esencias patrias, se manifieste orgulloso de sus méritos, de su ascenso social a esfuerzo y pulso. Eso no lo consiente una prensa, especialmente la deportiva,

Lo más leído