El blog de Otramotro

Ángel Sáez García

Que esto ninguno olvidéis

QUE ESTO NINGUNO OLVIDÉIS “Estáis esperando mis palabras. Me conocéis bien, y sabéis que soy incapaz de permanecer en silencio. A veces, quedarse callado equivale a mentir, porque el silencio puede ser interpretado como aquiescencia. Quiero hacer algunos comentarios al discurso —por llamarlo de algún modo— del profesor Maldonado,

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CCLXXVIII)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CCLXXVIII) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: Ciertamente, lo que comentas, el cambio de criterio, puede darse y ocurre, pero también puede acaecer y acontece lo opuesto, que no tiene lugar esa muda. Te agradezco sobremanera la referencia que haces de quien

A la sombra de Otramotro

A LA SOMBRA DE OTRAMOTRO —He trabajado muy duro Para arribar donde estoy Con quien me hace sombra y soy; Y Egomet, alias maduro; Por él nadie daba un duro. —Que el DES sea tu camino A mí me importa un comino. Yo con poco sacrificio Obtengo un gran beneficio. Odio cuanto no domino. Ángel Sáez García angelsaez.otramotro@gmail.com

En el bar «Verbosidad»

EN EL BAR “VERBOSIDAD” El derecho a lo diverso Aquí, en el “Verbosidad”, O allí, en la Universidad, Expresado en prosa o verso De un folio por el anverso O el envés, ¿devenir puede, Ruede la rueda o no ruede, En un burdo dogmatismo Religioso o un tribalismo Territorial o no puede? Ángel Sáez García angelsaez.otramotro@gmail.com

¿Alumbraré otra espinela?

¿ALUMBRARÉ OTRA ESPINELA? “Cuatro principios a tener en cuenta: Lo contrario es también frecuente. No basta mover para renovar. No basta renovar para mejorar. No hay nada que sea absolutamente empeorable”. Antonio Machado Que las personas cambiamos Es un hecho irrefutable. Asimismo, es comprobable Que no siempre mejoramos. A veces,

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CCLXVIII)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CCLXVIII) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor He vuelto a comprobar que el DRAE aún no ha admitido la entrada del vocablo “muete” (tan tudelano, que viene a significar mocete, mozalbete) y a confirmar que tres cuartos de lo propio ocurre con tu “moete”,

A vueltas con la azafata

A VUELTAS CON LA AZAFATA DE LA VUELTA (¡VAYA LATA!) —A mí la mujer florero Me da grima cuando besa. Lo hace porque le interesa. Por ello obtiene dinero. —Para pagar al casero. Vete a otra a darle la lata. Trabajando de azafata, Gano suficiente guita Para hacer frente a esta cuita, No dejar de ser sensata. Ángel Sáez García angelsaez.otramotro@gmail.com

Breve reseña sobre la leyenda de Tristán e Iseo (o Isolda)

BREVE RESEÑA SOBRE LA LEYENDA DE TRISTÁN E ISEO (O ISOLDA) Son diversos los autores que han contado los amores de Tristán e Iseo (o Isolda). Hay quien ve en la leyenda de Tristán, cuyo nombre está íntimamente relacionado con el adjetivo triste y/o el sustantivo tristeza, la narración del fracaso de una pasión completa, íntegra, total,

¿Certezas de gran belleza?

¿CERTEZAS DE GRAN BELLEZA? “Así como las cerezas mejores son las que han sido picoteadas por los pájaros, las personas mejores son aquellas a las que las/os pájaras/os han herido con la ominosa facundia de su pico de oro”. Emilio González, “Metomentodo” Así como las cerezas Mejores son las que han sido Picoteadas, querido, Por

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CCLV)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CCLV) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: Pues a tu retoño, tu Jesús junior, ya mayor de edad, hazle llegar, de corazón, mis ¡muchas felicidades! Con mi hermano, “el Chichas”, ya he cumplido esta mañana. Le he llamado al móvil y le he dado mi enhorabuena

El malestar es hijo del maltrato

EL MALESTAR ES HIJO DEL MALTRATO (BREVE ENSAYO SOBRE EL “ASCO”) ¡Cuánto adelantaríamos los seres humanos si leyéramos (leer es una manera de escuchar a las/os otras/os poniendo la máxima atención) más a menudo a los autores clásicos (ellas y ellos), si releyéramos sus mejores obras! ¡Cuánto aventajaríamos si pasáramos y repasáramos

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CCLIV)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CCLIV) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: Que sepas que la expresión que arranca o encabeza tu comentario hodierno (“y vuelta la burra al trigo”, que viene a significar, poco más o menos, esto, una iteración de yerros y, asimismo, en otros casos, una

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CCLII)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CCLII)      Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor:      Así es; como bien deduces, dichas fórmulas árabes contienen un saludo y una despedida que destilan o rezuman paz. Como sabes, solo quien es fiel a su conciencia halla la paz omnímoda, esa paz serena,

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CCXLIX)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CCXLIX) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: En la décima hablo del padre de mi sobrina Lucía (que aquí he metamorfoseado en la princesa guanche —es normal que mis vacaciones estivales que, desde hace años, paso en la mayor de las Islas Canarias, donde

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CCXLIV)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CCXLIV) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: Que sepas que el poético sintagma que has encerrado entre paréntesis (“como el suave flotar de la nieve que acaricia el aire con timidez”) me ha empujado a recordar, de nuevo, dos líneas (“y que el aire envuelve

Cambie, lector/a, de idea, como lo hace de piel

CAMBIE, LECTOR/A, DE IDEA, COMO LO HACE DE PIEL A mis dilectos amigos Luis Quirico Calvo Iriarte y Luis de Pablo Jiménez, a quienes les cuadra, encaja o va como alianza al anular una de las definiciones de amigo que diera otrora el escritor, filósofo y poeta norteamericano Ralph Waldo Emerson, la que afirma que “un amigo es una persona

¿Qué es lo que hace posible lo imposible?

¿QUÉ ES LO QUE HACE POSIBLE LO IMPOSIBLE? “El alma tiene ilusiones, como el pájaro alas; eso es lo que la sostiene”. Victor Hugo “—Es fácil pasar de la duda a la ternura, es casi un movimiento fatal. Lo he advertido muchas veces. Pero el péndulo vuelve a oscilar, Jamaica John, y ahora vas a dudar mucho más que antes porque te

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CCXXXVII)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CCXXXVII) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: He tomado como hito (no olvides consultar en el DRAE la definición que de tal vocablo da la acepción o entrada sexta) histórico “el siglo de Pericles” por ser considerado por los más reputados peritos en

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CCXXXIV)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CCXXXIV) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: No creo que sea una muestra de altivez/a decir/escribir que la epístola centésima septuagésima octava que otrora urdí, a ti te dirigí (mas, como te consta, no en exclusividad) y he publicado hoy aquí, en nuestra

Breve epístola a Pablo Iglesias

BREVE EPÍSTOLA A PABLO IGLESIAS Dilecto (escrito con enorme cariño y simpatía, como te gusta aducir —no sé si con la ironía que manejaba con notoria maestría Cervantes o no— a ti) Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, con patente de corso: En la Universidad de Zaragoza lo que aprendí fue a abrir mi mente y a respetar las

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CCXXV)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CCXXV) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: Como cuanto afirmas en el segundo párrafo de tu primer escolio es verdad (yo, al menos, lo tomo por cierto y no le he encontrado ni una sola grieta que me dé pie a una posible refutación), incluida la implícita

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CCXXIII)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CCXXIII) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: Oculté el dato al lector (él o ella) para que pudiera especular (divagar, extravagar a su antojo, como has venido a hacer tú, por tu cuenta) a propósito del objeto que, propiedad de su yaya, portaba el angelito

De la actual tragedia griega

DE LA ACTUAL TRAGEDIA GRIEGA (DE LA OMNÍMODA AMAZONA) Idomeni el título es De la actual tragedia griega. ¿Por qué el paso Europa niega A las/os que huyen del revés, De lo que provoca estrés, De la guerra y de la parca, Doble amazona que abarca Todo, que abraza o comprende Todo, pero no comprende Por qué arribaron en barca? Ángel Sáez

Adenda a «En Podemos mando yo»

ADENDA A “EN PODEMOS MANDO YO” A Sergio Pascual, que, al parecer, como otrora le ocurrió a Julio César, no se cuidó (como y cuanto debía) anteayer de los idus de marzo, Pablo Iglesias le cortó su cabeza política, lo cesó del cargo que fungía y ostentaba hasta entonces dentro del partido morado, secretario de Organización de Podemos,

De Zenón es la aporía

DE ZENÓN ES LA APORÍA Si navega a todo trapo Quien avanza a toda vela Donde no hay mar, en Tudela, Aunque a escape salgo o escapo, No le echo mano, no atrapo. Quien haya leído el cuento De Zenón (a quien frecuento) De Aquiles y la tortuga, Que lo precedió en la fuga, Sabrá en qué me fundamento. Ángel Sáez García angelsaez.otramotro@gmail.com

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CCXVII)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CCXVII) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: Esta verdad como un templo, que no admite controversia, que no tengo ordenador ni Internet en casa, puede hacerte temblar (allá tú, si te hace temblar; tú sabrás o tendrás que averiguar el porqué) o no, pero

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CCXVI)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CCXVI) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: Pues lamento tener que volver a discrepar (en parte) o disentir (parcialmente) una vez más de ti, porque no veo el caso como lo ves. Me explicaré (por extenso, para dejar la cuestión clara, cristalina). Yo cuento

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CCXI)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CCXI) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: La primera respuesta que he urdido (y dado) a tu primer comentario la he eliminado, desechado, borrado. Me ha parecido mejor la segunda, que he logrado concentrar (siguiendo la proverbial recomendación de uno de mis

Di sí al objeto de apego

DI SÍ AL OBJETO DE APEGO Si te da seguridad Ese objeto que te falta, Que esté cerca la que salta, La rana, que utilidad Mana y creatividad. Si el batracio no da el pego (Le aduzco a mi amiga “Bego”) Y a sobrellevar te ayuda Una condolencia aguda, Di sí al objeto de apego. Ángel Sáez García angelsaez.otramotro@gmail.com

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CXCIX)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CXCIX) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: Cuando escribes “te digo, humildemente, que me creo que conoces el imperativo categórico de Kant, pero la práctica suele ir por otros derroteros...” yo lo interpreto de la siguiente guisa (ya me dirás si marro

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CXCVIII)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CXCVIII) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: Está bien que se hayan agolpado en tu mente, pugnando por salir a relucir, cuantas cosas o hechos refieres. A mí me ha ocurrido otro tanto, pero solo destacaré tres anécdotas o gestos. Primero: “Qué pacífica

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CXC)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CXC) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: Salam Alaykum (“Salam Aleikom”, apunté en mi libreta de árabe, como me enseñaron Mohamed y Kamel, los dos estudiantes tunecinos de posgrado con los que compartí piso durante un año en Zaragoza). Pues a eso se

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CLXXXVII)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CLXXXVII) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: Porque todos los seres humanos, todos, sin excepción, somos víctimas potenciales (ningún ciudadano está a salvo de ser, por azar, un daño colateral de su barbarie), amén de necesario, es perentorio acabar con

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CLXXXV)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CLXXXV) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: Intentaré que se disipen en un pispás, o sea, que queden en nada, las dudas que tienes al respecto, pero acaso no lo consiga con todas, si son incontables, innúmeras, las que abrigas. Algunos lectores de la obra

Corrige, educa, razona

CORRIGE, EDUCA, RAZONA (SIN SER SOBERBIO, ARROGANTE) —Tienes la mente completa De prejuicios. Nada nuevo Puedo enseñarte, renuevo, Si sigue estando repleta. —¿De c(a-o)lores mi (c-p)aleta? Dilecto estro, ¿qué te apuestas A que, viendo de astros puestas, No te da por preguntarte Si hubo, hay o habrá vida en Marte? —Todo. Ya di esas

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CLXXIII)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CLXXIII) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: Ciertamente, tempus currit ut volet. Estando estudiando en Navarrete, recibiendo la inmejorable educación que nos brindaron los inmarcesibles padres Camilos, tuve conocimiento, que no miento, de que hubo algún postulante,

¿Tienes buena o mala suerte?

¿TIENES BUENA O MALA SUERTE? “Faber est suae quisque fortunae” (“Cada uno es artífice de su propio destino”). Apio Claudio, “el Censor” (también apodado “el Ciego”) “La causa que hace surgir, que conserva y que fomenta la superstición es, pues, el miedo”. Baruch Spinoza Tener suerte es un asunto De ancestral superstición.

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CLXVIII)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (CLXVIII) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: Uno de mis maestros predilectos (así lo considero, aunque no me diera nunca una clase presencial), Décimo Junio Juvenal, impartió a cuantas/os la leyeron o escucharon entonces (cuando la escribió o dijo, a finales

No ha logrado convencer

NO HA LOGRADO CONVENCER Mi marido, un putañero, No ha logrado convencer, Ni con este quid vencer: De su vicio un compañero Tiene la culpa, Estañero. Como al tal mucho le gusta Ir al burdel, mas le asusta Hacerlo solo, mi esposo Miedo resta al temeroso, Que lo invita a entrar con Justa. Ángel Sáez García angelsaez.otramotro@gmail.com

A los cortos de visión

A LOS CORTOS DE VISIÓN (POLÍTICOS IRANÍES) ¿Que cuál es su nombre? Atena. Farghadani es su apellido. Uno y otro han trascendido Por los años de condena, Doce, de su dura pena, Que va a pasar en prisión Por una burla o irrisión: Hizo una caricatura Que dejaba a baja altura A los cortos de visión. Ángel Sáez García angelsaez.otramotro@gmail.com

Ángel Sáez García

Ángel Sáez García (Tudela, 30 de marzo de 1962), comenzó a estudiar Medicina, pero terminó licenciándose en Filosofía y Letras (Filología Hispánica), por la Universidad de Zaragoza.

Lo más leído