LA SALUD ES LO QUE IMPORTA

Patatas fritas: 7 trucos para hacer las mejores del mundo

Arrasábamos el otro día con revelándote el truco para recalentar las patatas fritas y que queden perfectas y nos hemos dado cuenta que quizá, no en tu caso pero si en el de mucha gente, lo que falla no es el recalentamiento sino la fritura.

No somos de freír mucho en casa, pero reconozco que de vez en cuando y para recetas como ésta vale la pena, ya que aunque las patatas al horno me encantan, fritas están muy ricas.

De lo que se trata de conseguir unas patatas muy crujientes en su exterior y jugosas y algo cremosas en su interior.

Para lograr esas patatas perfectas, tendremos que freír las patatas en dos tiempos y en dos temperaturas diferentes, aunque hay otros factores que también comentaremos que pueden influir en el resultado.

  1. Elegir bien las patatas
    Está claro que si tienes patatas en casa y necesitas hacerlas fritas usarás lo que tengas, sin embargo si vas a comprar patatas, vale la pena te fijes las que sean para freír. Para guiarte un poco las patatas semi tardías, las de color amarillo como las baraca, las de tipo spunta o las agrias son perfectas para freír. Las Bintje, o las Monalisa también.
  2. Dejar a remojo un rato antes de freír
    Un par de horas si es posible sino al menos 15 minutos. Esto lo hacemos para retirar el exceso de almidón. Además al remojar las patatas también reducimos los niveles de acrilamida, que es un químico que poseen los alimentos ricos en almidón que se fríen a altas temperaturas. Luego hay que escurrir muy bien y cortar en trozos de un tamaño similar. Si cortas las patatas en trozos de grosor o tamaño distintos, no se harán de forma homogénea te encontrarás que si son trozos más gruesos están poco crujientes o las que sean muy finas están como casi ‘patatas chips de bolsa’.
  3. ¿Qué tipo de aceite?
    Aquí somos fanáticos del aceite de oliva virgen extra y en casa es el que uso también para las frituras a alta temperatura como la que requieren las patatas. Sin embargo, hay quien prefiere utilizar aceite de girasol para esta preparación, para que los aromas del aceite de oliva no pasen a las patatas. Nosotros elegimos Yo elijo el aceite de oliva virgen extra porque me parece que mejora el sabor de las patatas fritas, frente a los otros aceites que efectivamente consiguen una buena fritura pero sin aportar sabor.
  4. Temperatura del aceite
    Esto a veces es difícil de calcular, sin embargo hay un truco que usaban nuestras abuelas, y es súper útil. Se trata de usar un poco de miga de pan. Cuando tengamos el aceite caliente echamos un trocito de pan, si el trozo va al fondo ya tememos una temperatura de unos 140º, ojo que si sube rápido el pan la temperatura es superior y tendremos que bajar el fuego.  la que buscamos para freír las patatas es entre 120 y 140º en la primera fritura (si las haces de golpe primero a 140 grados y luego se sube el fuego).
  5. Usa bastante aceite
    Un error común es poner poco aceite para que ‘así las patatas chupen menos’. Sin embargo sucede a contrario, si pones aceite abundante se logra una temperatura mayor, las patatas se doran antes y están menos tiempo en contacto con la grasa. Luego las dejas sobre un papel de cocina. Haz la prueba, verás como te salen más crujientes que si las fríes en menos cantidad de aceite.
  6. ¿Cuándo echamos la sal?
    Aunque siempre es mejor dejar las patatas un poco sosas y añadir la sal al final cuando ya están fritas y crujientes, yo prefiero espolvorear ligeramente las patatas tras su remojo con un poco de sal fina. Tras mezclar bien removiendo las patatas con las manos, procedemos a freírlas con la técnica que indicaremos a continuación. Una vez fritas, probamos una patata y espolvoreamos más o menos cantidad de sal sobre las patatas en función de cómo nos hayan quedado. Normalmente será suficiente con añadir un pellizco sobre las patatas terminadas.
  7. Pre freír si quieres ganar tiempo
    Freír patatas lleva su tiempo, sin embargo puedes usar este truco que además logra unas patatas fritas espectaculares. Consiste en pre freír por ejemplo por la mañana o unas horas antes las patatas y retirarlas pasados unos minutos, no deben estar apenas doradas. Las dejas enfriar. Luego pasado un tiempo, hacemos una segunda fritura, en este caso aplicamos fuego fuerte.Las freíamos un par de minutos y luego las retiramos y dejamos en papel de cocina.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído