El blog de Otramotro

Ángel Sáez García

Le echaré al hecho humor tierno

LE ECHARÉ AL HECHO HUMOR TIERNO Seis semanas más de invierno Habrá, según la marmota, Do brota el Hombre y no agota. ¿Mes y medio más de infierno? Le echaré al hecho humor tierno. Mientras no diga “te quiero” A Rita un dos de febrero, Según sostiene quien más Cordones bendice, Blas, No saldré del agujero. Ángel Sáez García

Agur, infiel redomado

AGUR, INFIEL REDOMADO Vaya por delante que lo que va a leer el lector (ella o él) a continuación es, pura y simplemente, literatura, quiero decir, mentira. Urdiré, empero, antes de empezar a trenzar el embeleco, lo que tomo por verdad. Considero que dos personas adultas y con plena capacidad de decisión, si así lo pactan, a ambos les

¡Cuantos bienes traen nieves!

¡CUÁNTOS BIENES TRAEN NIEVES! Tú y yo vivimos con quienes A las/os necias/os altavoces Ponen y/o a las/os que dan coces; Y no oyen a cuantas/os bienes Traen y nieve en las sienes. Sólo hay civilización Donde la humanización Ofrece un sinfín de gestos Solidarios, no indigestos, De deshumanización. Ángel Sáez García angelsaez.otramotro@gmail.com

Veo en ti, Eva, a una apestada

VEO EN TI, EVA, A UNA APESTADA Todos los que tienes años De ti han hecho una perita En manejar la varita Mágica, harta de ene engaños, Esto es, de un sinfín de apaños. No me cuentes más patrañas. Cuando afirmas que me extrañas Y hallas con otro acostada, Veo en ti, Eva, a una apestada Que anda hurgando en mis entrañas. Adán/Nada,

A la tez de Isabel Trillo

A LA TEZ DE ISABEL TRILLO Me sé tan bien tu tez, Trillo, Que, aun con los ojos cerrados Y pocos golpes errados Sobre el cincel del martillo, Sacaría entero el brillo, Dilecta “Isa”, de tu cara, Que es, para mí, la más cara De todo el mundo o universo Y es el más perfecto verso; A él nadie le encuentra tara. Ángel Sáez García angelsaez.otramotro@gmail.com

Camus o la no violencia

CAMUS O LA NO VIOLENCIA Hoy, sábado, cuatro de enero de dos mil catorce, se cumple el quincuagésimo cuarto aniversario de la muerte, como consecuencia de un accidente de tráfico, del literato Albert Camus, Premio Nobel de Literatura en 1957. Entre sus papeles, se halló el manuscrito de una obra inconclusa titulada “El primer hombre”,

Diálogo entre Esther y Amable

DIÁLOGO ENTRE ESTHER Y AMABLE (ALGUIEN PERDIÓ UN IMPERDIBLE) —He perdido un imperdible. —Me quieres, mas me zahieres; Tú la contradicción eres. —Si lo probable es factible, Es posible y repetible. —Por la contraria llevarme Y en cueros a mí dejarme, Con el culo al aire, Esther, Eres de ese menester Capaz y de este, de honrarme.

Jubiladas, pero al loro

JUBILADAS, PERO AL LORO —¿Qué tal estás de salud? —Lo ignoro. No tengo idea. Desde que Osasunbidea Se le llama al Insalud, Avalancha tengo o alud. —¿Cómo le ha ido a tu joyero Sexual, esto es, placentero? —No te contaré una bola; Igual que a la Coca-Cola: Normal, Light y ahora Zero. Ángel Sáez García angelsaez.otramotro@gmail.com

Dos eslóganes de altura

DOS ESLÓGANES DE ALTURA (LEO EN EL CIELO DE ALGASO) (PIEDAD SIEMBRA EN NAVIDAD) La nueva abre informativos. Por Algaso ella se extiende Y a dar que hablar también tiende. Portadas de rotativos Serán sus exclamativos “¡Piedad!”, “¡Feliz Navidad!”. Ergo, óptimos sed y dad. No sabéis lo que os perdéis Si el máximo bien no hacéis:

Por no hacer caso a Casandra

POR NO HACER CASO A CASANDRA ¡Menos mal que los solares Rayos todavía son Gratis (lo mismo que el son Del campo), o sea, polares Forros en pobres hogares! La luz del sol, que recibo De bóbilis, no concibo Que tenga que pagar un día, Como ayer Casandra urdía. Lo presagió en un recibo. Ángel Sáez García angelsaez.otramotro@gmail.com

Ceres es la repanocha

CERES ES LA REPANOCHA Entre los ene placeres Que proporciona la vida, Una escapada atrevida (No sé vuestros pareceres) La caraba es, si es con Ceres. Ceres es libar la cita Que más pasiones excita Y tramar una aventura Tras otra en grata apretura: Hasta a un muerto resucita. Ángel Sáez García angelsaez.otramotro@gmail.com

¿Justifica el fin memeces?

¿JUSTIFICA EL FIN MEMECES? Si “George Orwell” levantara La cabeza, se daría De bruces o toparía Con el ojo que ideara Él mismo, que imaginara. La realidad, a veces, Supera en mucho, con creces, A lo falso, la ficción. ¿“Gran Hermano” es invención? ¿Justifica el fin memeces? Ángel Sáez García angelsaez.otramotro@gmail.com

«Movimiento Ciudadano»

“MOVIMIENTO CIUDADANO” (LA ESPERANZA QUEDA A MANO) “Movimiento Ciudadano”, De Rivera y Asunción (Es consistente intuición, No un presentimiento vano), Lo apoyará el ser humano. Hay quien derrocha optimismo, Origen del progresismo, Sí, hermano; y para sí tiene Que a España el tal le conviene Y el fin del bipartidismo. Ángel Sáez

Va de una flauta arrumbada

VA DE UNA FLAUTA ARRUMBADA Arrumbada en el armario Del cuartucho de un pelanas, Con de dar la nota ganas, Se queja de su mal fario Una flauta a Apolo y Mario, Dios de la lira y su dueño, Un tándem poco halagüeño, Pues ninguno de ambos viene De tocarla ni entretiene Fin poniendo a su mal sueño. Ángel Sáez García angelsaez.otramotro@gmail.com

El teatro es una trampa

EL TEATRO ES UNA TRAMPA —El sábado fui al teatro Y en el de la escena espejo Vi reflejado a este viejo Que ya soy. Con trazos cuatro El autor me pintó, “Patro”. —Talía es musa leal Y Melpómene ideal. Amén de ser una rampa, El teatro es una trampa Para atrapar lo real. Emilio González, “Metomentodo”, y Edurne Gotor, “Metonimia”

¿Ves la loa o no la ves?

¿VES LA LOA O NO LA VES? (A SANTIAGO GENOVÉS) ¿Una alabanza no ves A “Acali” y sus ciento un días De travesía, Herodías, Que organizó Genovés Por la cara o el revés? Desencadena violencia (Es lo que dice la ciencia) La lucha por el poder. No son ganas de joder, Sino impulso de conciencia. Ángel Sáez García angelsaez.otramotro@gmail.com

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (XLI)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (XLI) Dilecto Jesús (ese —hoy, especialmente coñón, zumbón— que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: Esta mañana, mientras estaba leyendo La Vanguardia, diario que compro los sábados (me encantan las “Sabatinas Intempestivas” de Gregorio Morán), en La Contra (sensu stricto,

Soy contrario al temerario

SOY CONTRARIO AL TEMERARIO Yo prefiero, de ordinario, A quien el peligro ignora Y el riesgo no le encocora, Es decir, al temerario, Su contrario, su adversario, Quien temblor de piernas tiene Y en sus trece se mantiene, Quiero decir, quien no cede Y a sí mismo se concede Lo que vivo o en pie sostiene. Ángel Sáez García angelsaez.otramotro@gmail.com

Un hilarante humor gasta

UN HILARANTE HUMOR GASTA Mi amigo “Metomentodo”, Un coñón de tomo y lomo (No es soso ni por asomo), Reacio a empinar el codo, Halló en Algaso acomodo. Emilio es de rara pasta, Como “el Jabonero”, un casta. Se divierte divirtiendo, Siendo veraz o mintiendo. Un hilarante humor gasta. Ángel Sáez García angelsaez.otramotro@gmail.com

En un pispás resolví

EN UN PISPÁS RESOLVÍ Ayer soñé que era un niño. Tras echar mi abuelo un bando, “Conmigo estás acabando” Me dijo y “luego te riño, Si pillo”. Casi la diño. A mi escondite volví. Y en otro pleito me vi. “Sea hoy laborable o fiesta, Armaré otra zapatiesta” En un pispás resolví. Emilio González, “Metomentodo” Ángel

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (XXXVIII)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (XXXVIII) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: Gracias por leer mi relato y por la crítica que has hecho del tal. Me has cogido o pillado con las manos en la masa, sensu stricto, con los dedos de las mismas bailando sobre el teclado del ordenador, intentando

¿Por qué una pluma se estresa?

¿POR QUÉ UNA PLUMA SE ESTRESA? Encerrada a cal y canto En un cajón de una mesa Cierta péndola se estresa. ¡Ella echa de menos tanto La escritura en esperanto! Desde que murió su dueño, Sueño tiene siempre, sueño. Su deseo y su esperanza Es que Quijano halle a Panza Y ella a otro autor halagüeño. Ángel Sáez García angelsaez.otramotro@gmail.com

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (XXXVII)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (XXXVII) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: Desgraciadamente, la alegría (concluyente, definitiva) que te transmití hace unos pocos días se pospone algunas jornadas. A mi progenitora le tienen que hacer una segunda biopsia, porque existe una evidente discrepancia

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (XXXVI)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (XXXVI) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: Eres consciente de que, o estudias, o lo normal es que suspendas todos los exámenes a los que te presentes. Está claro que no te va la vida en ello. Pero, asimismo, está cristalino que el saber exige horas de estudio.

Restos vi en tu comisura

RESTOS VI EN TU COMISURA En mi lecho yo dormía Y que a una cabra soñaba Su blanca leche ordeñaba Para a ti con bonhomía Servírtela, vida mía. Desperté y vi tu figura; Y me brotó la segura Certeza (¡que te aproveche!) De que bebiste la leche. Huellas vi en tu comisura. Ángel Sáez García angelsaez.otramotro@gmail.com

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (XXXIII)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (XXXIII) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: Me consta que no es la primera vez que aquí lees y escribo lo que sigue: que el amor y el humor son los dos ingredientes fundamentales para poder seguir peregrinando por este valle de lágrimas. El amor es la condición

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (XXXII)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (XXXII) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: Reconocerás que acerté en el diagnóstico: eres mi humorista predilecto. Acabas de dejar aquí, en el blog que gestiono, una muestra inconcusa de ello. Por supuesto que, viniendo de ti, acepto hasta lo que otras/os

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (XXIX)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (XXIX) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: Procuraré ser aleccionador, didáctico, y darte mi opinión en lo concerniente a la tolerancia con un selecto póquer de ases o, si lo prefieres, los siguientes cuatro escogidos y únicos puntos, cuatro: Primer punto.

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (XXVIII)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (XXVIII) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: No te importe estar desconcertado ni vivir en un mar de dudas, porque, como adujo Unamuno (que, aunque nunca llegue a estar a la altura de la suela de uno de sus zapatos, es el quid de uno de mis heterónimos, Otramotro),

Me agrada el «dolce far niente»

ME AGRADA EL “DOLCE FAR NIENTE” Como sembré la simiente Y está recogido el fruto, De mi vacación disfruto Estando solo pendiente De obrar el dolce far niente. Quien se llama Iluminada, Mi madre, está ilusionada Con que goce del selecto Placer, amigo dilecto, Que es el dulce no hacer nada. Ángel Sáez García angelsaez.otramotro@gmail.com

Hay quien vela y novela a la luz de una vela

HAY QUIEN VELA Y NOVELA A LA LUZ DE UNA VELA ¿Que si la novela está muerta? Pues no; yo, al menos, no creo que lo esté; (ur)diré más; no creo que vaya a estarlo nunca. Mientras el hombre (hembra o varón) siga soñando (estando dormido o despierto), imaginando, fantaseando espacios y tiempos (o sea, “cronotopos”), personajes y hechos

Soy de Tudela y de Zuera

SOY DE TUDELA Y DE ZUERA —Nunca te diré, hija mía, Cómo tienes que educar A tus hijos. Desnucar Quise a tu esposo: comía Muy poco y menos dormía. —Te querré hasta que me muera, Suegra (le aduce su nuera). Conmigo fuiste prolija, Como una madre con su hija. Me siento aquí como en Zuera. Emilia González, “Metáfora”, y Edurne

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (XVIII)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (XVIII) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: He leído, a todo correr, tu trabajo sobre el madrigal de Gutierre de Cetina y, como me nace ser diáfano contigo, te diré lo que opino, la verdad, en un borbollón o borbotón: me parece excelente. Si no estás contento

Quid para no suicidarse

QUID PARA NO SUICIDARSE Alguien cojo, manco y tuerto Con deseos de abonar, Con sueños que coronar O que llevar a buen puerto, Vivo está, vivo, y no muerto. En esta vieja nación Sigue siendo obligación Diaria el ilusionarse, Quid para no suicidarse, No ejercer la negación. Ángel Sáez García angelsaez.otramotro@gmail.com

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (XVI)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (XVI) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: Mi discrepancia, por lo que colijo de lo que leo, tu oportuna y clarificadora apostilla, hincaba sus raíces o venía motivada por un prejuicio (o quizá fueran dos). Ignoraba (todos los seres humanos tenemos en los diversos

Mi mente es una pizarra

MI MENTE ES UNA PIZARRA Mi mente es una pizarra En la que voy escribiendo Lo que me va pareciendo Que tiene criterio y garra, O sea, acierta y no marra. Estoy tumbado en la cama E imagino que me llama Por teléfono mi musa: —Tu oda quedará conclusa Si le haces caso a esta dama. Ángel Sáez García angelsaez.otramotro@gmail.com

Por si muere de repente

POR SI MUERE DE REPENTE Cree el grueso de la gente Que es certeza que va al cielo Quien con los pies sobre el suelo De sus faltas se arrepiente Y la diña de repente. Revivirá eternamente Aquello que tiernamente Saboreó hace equis años Quien de los que infligió daños Se duele contritamente. Ángel Sáez García angelsaez.otramotro@gmail.com

La divina adivinó

LA DIVINA ADIVINÓ (LA ADIVINA SE IMPLICÓ) Mi amigo Juan fue a la feria. Allí vio que la adivina Estaba fetén, divina, Y escuchó su nombre, Egeria, Y oficio, vidente seria. —Veo en mi bola que es padre De dos mellizos. ¡Qué encuadre! —Pues no marra. Viudo soy Con dos bebés, Sol y Eloy. —Que ya han hallado a su madre. Ángel Sáez

Quien me da asco y más me mima

QUIEN ME DA ASCO Y MÁS ME MIMA —Sol, ¿soy culpable o inocente De tus más recientes daños? —Aunque tengas cuarenta años (Te amo y detesto, Vicente), Eres el adolescente Que me presentó tu prima En Cornago. Me das grima Y un placer insuperable. Eres inconmensurable, Quien me da asco y más me mima. Ángel Sáez García angelsaez.otramotro@gmail.com

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (XIII)

EPÍSTOLA A JESÚS, UN EPÍGONO DE OTRAMOTRO (XIII) Dilecto Jesús (ese que yo sé), epígono de este aprendiz de ruiseñor: En el supuesto de que don Roberto Jiménez Alli, secretario general del PSN, me hubiera pedido alguna explicación a “está claro que no fue un atraco a mano armada, pero no que no lo fuera a mano alargada o alzada”,

Ángel Sáez García

Ángel Sáez García (Tudela, 30 de marzo de 1962), comenzó a estudiar Medicina, pero terminó licenciándose en Filosofía y Letras (Filología Hispánica), por la Universidad de Zaragoza.

Lo más leído