20 HÁBITOS PARA UNA ALIMENTACIÓN SALUDABLE

Comer alimentos completos y no refinados

Comer alimentos completos y no refinados
Patatas. PD

Un alimento integral es aquél que se encuentra en su estado original, tal y como está en la naturaleza, y que no ha pasado por ningún proceso de refinamiento ni manipulación.

Tomar los alimentos íntegros nos proporciona todos los nutrientes de los que éstos disponen como vitaminas, minerales, proteínas, aminoácidos, fibra, fitoquímicos, azúcares complejos, etc.; comer alimentos completos es comer de forma saludable.

Cuando a los alimentos integrales se los procesa y refina, obtenemos alimentos que han sido sometidos a tratamientos especiales que permiten alargar su conservación, ofreciendo una mayor rentabilidad en su producción y un mayor tiempo de almacenamiento con el consiguiente beneficio comercial.

Estos alimentos procesados y refinados consiguen ser más atractivos al paladar al habérseles añadido aditivos, conservantes, colorantes, potenciadores del sabor, cambiando su textura y forma, etc. de manera que se convierten en sucedáneos de los alimentos originales a los que ya no se parecen en nada.

Por alimentos refinados o procesados nos referimos prácticamente a todo aquéllos que no se encuentran en esta- do natural como:

  1. Cereales-harinas blancas (pan, pasta, masa, bollería…)
  2. Azúcar refinado (dulces, helados, caramelos…) f Arroz blanco y descascarillado
  3.  Zumos de fruta envasados (refrescos)
  4. Fruta en conserva y mermeladas
  5.  Vegetales procesados (enlatada)
  6. Carnes procesadas (fiambres, carne enlatada, salchichas…)
  7. Aceites refinados
  8. Lácteos procesados (yogurt, queso, natillas…)
  9. Sal de mesa refinada y yodada

Y todo lo que se deriva de estos productos, que son muchísimos: una lista casi interminable y que la industria alimentaria comercializa cada vez con más variantes y con una propiedades organolépticas muy atractivas para su consumo pero completamente desnaturalizadas, lo que nos lleva a ingerir sobre todo calorías sin incorporar apenas nutrientes.

Hay que prestar especial atención al empaquetado de al- gunos productos porque hay una serie de alimentos que se hacen llamar semi-integrales, cereal negro o multicereales, y que no tienen nada que ver con alimentos completos; son más un producto de marketing que alimentos que realmente cumplen con el concepto de integral.

Entre las diferentes desventajas que tiene consumir alimentos refinados mencionaremos algunas:

  1. Pueden estar tratados y tener productos químicos y conservantes no naturales para que duren más tiempo
  2. Elevan el nivel de azúcar en sangre, y por tanto, pueden aumentar el riesgo de padecer diabetes
  3. Favorecen el sobrepeso pues las mismas calorías carecen de muchos de los nutrientes originales
  4. Pueden dar lugar a estreñimiento
  5. Si se les ha quitado la fibra se tiene la sensación de que sacian poco y se tenderá a comer más, lo que favorece la obesidad
  6. Ensucian las vías de detoxificación del organismo cuando consumimos a diario sustancias químicas que pueden ser nocivas para nuestro organismo

Por tanto, y de manera muy enfática, decimos que no es aconsejable tomar alimentos refinados y altamente procesados que aportan más inconvenientes que beneficios.

Entre los alimentos especialmente recomendados que se consumen integrales podemos tener: cereales-harinas integrales, arroz integral, zumos de fruta completamente entera, vegetales no procesados y todos los productos que derivan de ellos.

Entre las ventajas de comer alimentos no refinados en- contramos que:

  1. Tomamos nutrientes naturales y en su totalidad de cada alimento, lo cual tendrá una repercusión general sobre nuestro organismo
  2. No saturamos nuestro cuerpo con las sustancias químicas que se utilizan en el procesamiento de los alimentos refinados
  3. Regulan la glucosa en sangre porque la fibra ejerce un efecto protector y disminuye los picos de glucemia después de las comidas
  4. Pueden ayudar a controlar los niveles de colesterol por el consumo de fibra que disminuye el riesgo de enfermedad cardiovascular
  5. La sensación de saciedad aumenta y tenemos me- nos necesidad de grandes cantidades de comida, con lo que se combate la obesidad y se ayuda a prevenir enfermedades ligadas a ella
  6. Combaten el estreñimiento, la enfermedad diverticular y las hemorroides
  7. Disminuyen el riesgo de padecer cáncer. Hay evidencia científica sobre el efecto protector de la fibra en la prevención de determinados tipos de cáncer (colon-rectal, mama, próstata, ovario).

Se trata de un hábito difícil porque estamos acostumbrados a sabores muy agradables al paladar y los alimentos enteros e integrales tienen un sabor diferente que muchas veces ni conocemos, pero poco a poco hay que intentar introducirlos en la dieta.

Afortunadamente, cada vez hay más conciencia sobre ello.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído