Espinosa de los Monteros se enfrenta a los medios progres la SER y 'Público Today' por su periodismo: "A quién de verdad retratan estas bobadas es a quién las publica"

Espinosa de los Monteros se enfrenta a los medios progres la SER y ‘Público Today’ por su periodismo: «A quién de verdad retratan estas bobadas es a quién las publica»

Iván Espinosa de los Monteros es el hombre de VOX de esta semana a nivel mediático.Risto Mejide se sirve de una lamentable agresión de un miembro de VOX a uno de sus reporteros para aumentar la audiencia y hacer un ejercicio de cinismo Después de haber sido el encargado de dar la cara por parte de la formación
El ondulante pavimento de Moscú (III)

El ondulante pavimento de Moscú (III)

En invierno, cuando se hace de noche a las tres de la tarde, las calles de Moscú emanan una melancolía siniestra. En verano, si luce el sol, lo que brota es un hedor insoportable y si llueve, como ocurría el 19 de agosto de 1991, la ciudad se transforma en un lodazal. A las pocas horas de poner los pies en Moscú, uno entiende por qué
Las campanillas de los teletipos (II)

Las campanillas de los teletipos (II)

La de enviado especial es una profesión fascinante, en la que te pagan por hacer lo que te gusta, pero no está exenta de algunas frustraciones. Una de ellas es que, a miles de kilómetros de distancia, en el bullicio de la redacción, piensen que las cosas son de un modo, cuando en realidad son de otro, y orienten a veces la información
La muerte lleva máscara negra (I)

La muerte lleva máscara negra (I)

Nunca había visto matar un hombre a golpes. Muchos años ante, siento casi un chaval, en San Salvador, contemplé horrorizado como ejecutaban de un tiro en la nuca a un testigo de Jehová que hasta la última fracción de segundo rezaba a gritos convencido de que Dios acudiría en su ayuda. He asistido a fusilamientos sumarios en las montañas
Moscú sin brújula

Moscú sin brújula

Durante más de setenta años la URSS fue, para la mayor parte de los occidentales, una especie de fantasma, tan admirado como temido, siempre imprevisible. Su estudio quedó en manos de superespecialistas, kreminólogos, sovietólogos y espías. Sólo creyentes comunistas de probada confianza como el francés André Gide en los años treinta

Lo más leido