Los cinco pilares de la felicidad del niño

Supervivencia: actividad física

CÓMO EDUCAR PARA GENERAR ADULTOS FELICES

Supervivencia: actividad física
Niños jugando al fútbol. PD

La actividad física en la infancia y adolescencia es fundamental para el desarrollo físico y psicológico del niño. Pero también lo es para mantener

continuamente en óptimas condiciones los recursos mentales. Esto lo consigue la actividad física al con- sumir el exceso de hormona cortisol producido por el estrés.

El exceso de cortisol, además de obstaculizar el procesamiento mental consciente, potenciar los miedos y afectar a la memoria, interfiere también en otros sistemas como el inmune, el cardio-respiratorio, el muscular y el digestivo.

Lo ideal es que acostumbremos al niño a incorporar la actividad física a su vida diaria, haciendo que opte por la acción frente al sedentarismo; por ejemplo caminar cuando podamos evitar los vehículos, usar las escaleras en lugar del ascensor, salir de excursión en lugar de ver la televisión o incluir juegos de actividad.

De forma complementaria podemos fomentar actividades deportivas que, además de beneficiar a sus habilidades motoras y cognitivas, también potenciarán sus habilidades sociales y contribuirán a fortalecer su autoestima y el respeto por sí mismo.

Explore nuevas actividades y aún mejor si lo hace en familia.

Pida al niño que le acompañe y ayude en actividades físicas como cuidar el jardín, lavar el coche a mano o dar largos paseos con el perro.

Motívelo con incentivos internos como las alaban- zas o el reconocimiento y tenga presente que también en este área, con su ejemplo, además de beneficiarse usted mismo, puede ayudar al niño a ser activo y en consecuencia aumentar sensiblemente sus probabilidades de ser feliz.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído