Entrevista PD / El veterano periodista repasa su dilatada trayectoria profesional

Fernando Ónega: «La SER hizo un gran servicio a la democracia el 23-F, fue un error de los golpistas no ocuparla»

"Cuando era director de Onda Cero, 'El Mundo' tenía un poder desmesurado"

Mi madre era una aldeana de la provincia de Lugo campesina y decía: "Dios es bueno y el diablo no es malo"

Hablar de Fernando Ónega es hablar de periodismo en España desde sus tres principales variantes: prensa, radio y televisión. Durante su larga etapa periodística, que continúa a día de hoy colaborando en programas como ’59 segundos’ o ‘Las Mañanas de la 1’, ha protagonizado multitud de polémicas y momentos célebres como la noche del 23-F, en la que ocupaba el cargo de director de informativos de la cadena SER.

«Seguramente me avergonzaría ahora de editoriales que escribí en Arriba«

Fernando Ónega comenzó muy joven en el periodismo, concretamente en la Prensa del Movimiento, que tenía en el diario Arriba su mejor referente. En aquella redacción colaboraron destacadas figuras como Pedro Rodríguez o Alejo García, que durante la Transición serían firmes defensores de la democracia, falangistas como el recientemente fallecido Juan Blanco Ortega, e incluso militantes comunistas.

Yo ingresé allí como alumno de prácticas en el verano del 67. […] Tengo un recuerdo, de aquella etapa francamente positivo, era un periódico, para entendernos en términos coloquiales, un periódico facha […] pero para mí ha sido una enorme escuela de periodismo.

Ónega recuerda que, cómo dirigiendo el periódico Manuel Blanco Tobío, se le encomendó una columna y más tarde, escribir los editoriales del periódico y comenta que, a modo de práctica, tenía la costumbre sana de escribir editoriales en el sentido contrario de lo que decía el texto publicado:

Yo entré allí, me quedé y me identifiqué bastante con el periódico, yo escribí editoriales en el Arriba. Y forma parte de mi biografía y no lo oculto y seguramente de algunos me avergonzaría en este momento.

Ónega lamenta la forma en la que los diarios Pueblo y Arriba fueron desmantelados.

«La SER hizo un gran servicio a la democracia el 23-F»

Durante los primeros años de la Transición Fernando Ónega se convirtió en el jefe de prensa de Adolfo Suárez, cargo en que se mantuvo hasta la dimisión de éste como presidente del Gobierno. Al día siguiente de cesar fue contratado por la SER y tras la marcha de Iñaki Gabilondo a TVE, Ónega le reemplazó como director de Informativos de aquella emisora:

Eso fue a principios de febrero porque me pilló, absolutamente de novato, el golpe de Estado del 23-F

Ónega confirma la versión dada por Eugenio Fontán sobre la vivencia de aquella noche del 23-F, en el que director general y director de informativos de la SER escucharon en directo los disparos de la intentona golpista y Ónega comentó que había que contarlo porque era la historia:

Yo creo que la radio hizo en aquel momento un gran servicio a la democracia española y creo que, para la radio, ha significado el momento en que deja de convertirse en un medio de entretenimiento que era y pasa a convertirse en un medio de información con toda la credibilidad

La SER fue símbolo aquella ‘Noche de los transistores’, porque la única otra emisora que tenía capacidad suficiente para haber transmitido a toda españa, Radio Nacional, fue tomada por militares. Ónega aún se muestra sorprendido de que no tomaran la cadena SER:

No entendí nunca por qué no fue ocupada la cadena SER aquella noche, desde luego lo estábamos esperando, «en algún momento entrarán», y no fueron. Y creo que fue uno de los errores de los golpistas.

El informativo emitido por la cadena SER entre la noche del 23 de febrero y la mañana del 24 fue de las más largos de la historia de la radio y le puso fin la propia voz de Ónega, que tras haber sido arrestados los golpistas, tomó la palabra y dijo «buenas noches, libertad».

Ónega, creador de las tertulias radiofónicas

El primer experimento de tertulias políticas se produjo, precisamente, en la cadena SER cuando la dirigía Fernando Ónega, con los llamados ‘confidenciales’. Él recuerda así la historia:

Nos reunimos a almorzar todos los jueves […]  con alguna personalidad, preferentemente política […] Hubo un jueves que, cuando ya estábamos sentados, el invitado nos falla y nos quedamos solamente los periodistas. Y yo estaba oyendo lo que hablaban los periodistas y me dije «esto es fantástico» es que es mucho más interesante que con el invitado, lo que cuentan estas lenguas viperinas, esto hay que llevarlo a la radio. Me fui a la radio y se lo conté al jefe de programas, pero no llovió.

Aunque inicialmente los directivos de la SER no aprobaran el sistema de tertulias, tras la marcha de José María García y ante el fracaso de las sustituciones, los directivos Tomás Martín Blanco y Eugenio Fontán aprobaron la primera tertulia diseñada por Ónega, ‘La Trastienda’, presentado por Javier González Ferrari:

Este fue rigurosamente el nacimiento de las tertulias, a partir de ahí se convirtió en una plaga en la radio y la televisión.

«PRISA entró en la SER como caballo en cacharrería y suprimió las tertulias»

Fernando Ónega rompió con la Cadena SER a principios de 1985 después de que el Grupo comprara la emisora, aunque él explica su ruptura más en su discrepancia con el nuevo director nombrado por PRISA: Eugenio Galdón.

Fue un desencuentro que yo atribuyo más a la personalidad de Galdón que a PRISA: Ciertamente PRISA entró como caballo en una cacharrería, es decir, por ejemplo, contra las tertulias. […] Nos habían dedicado un editorial en El País diciendo que hacíamos reuniones de amiguetes ante los micrófonos, bueno, pasaron los años y ellos han sido los que han vuelto a hacer tertulias por la mañana, por la noche y cuando se tercie.

Paso por Telecinco y Antena 3

Con el nacimiento de las televisiones privadas, Fernando Ónega se convirtió en un destacado presentador del informativo nocturno de Telecinco, ‘Entre hoy y mañana’. En aquel programa en el que colaboraban Jiménez Losantos y Martín Prieto, Ónega se mostraba muy crítico hacia el Gobierno de Felipe González, pero sin llegar a alinearse con los tertulianos anti-PSOE, en aquella época asociados en la AEPI, lo que el felipismo bautizó como ‘El Sindicato del Crímen’:

Yo tengo, por norma, la he tenido siempre, algo que he aprendido de mi madre, que alguna vez la he escuchado. Mi madre era una aldeana de la provincia de Lugo campesina y decía: «Dios es bueno y el diablo no es malo».

En 1997 Ónega fichó por Antena 3, de la mano de José Oneto, para dirigir el informativo de las 9 de la noche, aunque a los pocos meses fue trasladado por el nombramiento de Ernesto Saénz de Buruaga como nuevo director de informativos de Antena 3, que quiso presentar aquella franja:

Me mandaron a la madrugada que era un informativo, no voy a decir cómodo, pero que a mi me gustaba, porque me permitía hacer muchas coñás.

«Onda Cero no puede presumir del poder desmesurado que le dio a El Mundo«

En lo que se refiere a su etapa como director general de Onda Cero, Fernando Ónega explica que fue el propio presidente de Telefónica, Juan Villalonga, el que le quiso retener en el grupo mediático Telefónica Media (Antena 3 + Onda Cero) y le designó director general de la radio, cargo que ya había ocupado anteriormente.

En aquella época el diario El Mundo era socio de Onda Cero y se habló de la existencia de vetos a tertulianos en aquella casa. El diario El País publicó que María Antonia Iglesias y Enric Sopena habían sido vetados expresamente por el Gobierno. Ónega reconoce los vetos, pero duda si eran cosa del Gobierno o de El Mundo; lo que sí deja claro es que el director general de Onda Cero tenía mucho menos poder que El Mundo en aquella etapa:

Ciertamente, visto con perspectiva, el poder que se entrego a El Mundo por encima de la dirección general de Onda Cero en los servicios informativos ha sido excesivo, desmesurado. Y Onda Cero no puede presumir nunca – aunque yo fuera el director general – de aquel paso.

Estos son sólo algunos ejemplos de una larguísima carrera dedicada al periodismo con la que cuenta Fernando Ónega. Que al ser presentado como «periodista de lujo», aclaró: «De lujo no, de Lugo».

Con la colaboración de Marina López y Sandra Besga.

CICLO DE ENTREVISTAS DE TRAYECTORIA EN PERIODISTA DIGITAL

Milian Mestre: «Fraga quedó deslumbrado por Cebrián y le nombró director de El País»

Eugenio Fontán: «Polanco se hizo con la SER con el favoritismo del Gobierno de González»

Fernando Ónega: «La SER hizo un gran servicio a la democracia el 23-F, fue un error de los golpistas no ocuparla»

García-Trevijano: «Provoqué que la dictadura cerrara el diario Madrid, porque el periódico iba a quebrar»

Luis María Anson: «No resulta exagerado decir que yo le conseguí Antena 3 a Lara»

Pepe Oneto: «El artífice del secuestro de Cambio 16 fue Alberto Ruiz Gallardón»

José Luis Gutiérrez: «Garzón y yo hemos sido víctimas del franquismo, aún sigue vigente la ley de prensa de Franco»

Manuel Martín Ferrand: «Mario Conde fue el general que dirigió la ocupación de Antena 3 del Gobierno de Felipe González»

Eduardo San Martín: «Dirigentes actuales del PSOE nos llamaron por publicar en ABC la reunión de Carod (ERC) con ETA»

Pablo Sebastián: «Cebrián me dijo que con lo de la OTAN algunos tendrían que enseñar el culo»

Consuelo Álvarez de Toledo: «Duré seis meses en El Socialista porque Alfonso Guerra era insoportable»

Miguel Ángel Gozalo: «Los socialistas han hecho creer que la TVE de ahora es buena»

José Luis Balbín: «En La Clave se pretendía que la gente opinara después de verlo, ahora al revés, empiezan opinando y acaban pegándose»

Manuel Cerdán: «Los regalos que llegaban a El Mundo en Navidad eran para Economía. A Investigación sólo llegan amenazas»

Mario Conde: «El ministro Solana (PSOE) nos adelantó que echarían a Pedrojota Ramírez de Diario 16»

Fernando Castedo: «Cesé a Gabilondo por un programa sobre el paro que no había revisado»

José María Iñigo: «TVE suprimió Estudio Abierto por hablar de los fondos reservados»

Enric Sopena: «Una mano negra me vetó de Onda Cero».

Antonio Rubio: «Los servicios secretos españoles han actuado como Mortadelo y Filemón»

Isabel San Sebastián: «Sostres ya no participa en la tertulia de ‘Alto y Claro’

Amando de Miguel: «Cuando era consejero de RTVE, Rodrigo Rato me leyó la cartilla por no seguir sus órdenes»

Miguel Ángel Rodríguez: «Es imprescindible que la publicidad vuelva a TVE»

Nieves Herrero: «Presenté mi dimisión en RNE por la actitud de Piqueras»

Curri Valenzuela: «Le molesto a la extrema izquierda, porque razono y no doy gritos».

Daniel Gavela: «Que Cuatro y laSexta aparecieran a la vez nos perjudicó a ambas»

Hermann Tertsch: «Rajoy tiene en el Gobierno la misma arrogancia que Aznar»

Javier Ruiz: «Es un poco exagerado decir que Berlusconi me echó»

Juan Luis Galiacho: «La COPE intentó censurar una información sobre Rafael Vera, pero Encarna tiró hacia delante»

Díaz Herrera: «Si hubieran metido al padre de Urdangarín en la cárcel por estada, el hijo no habría robado»

Abel Hernández: «Sotillos me despidió mostrándome el carné del PSOE»

Francisco Frechoso: «Tras la salida del ‘Huffington Post’ podemos decir que Cuarto Poder es el primer periódico de blogs… que paga»

Fernando Sánchez Dragó: «Me alegré del cierre de Público, porque me atacó e insultó»

Raúl Heras: «El liderazgo de Rubalcaba en el PSOE es débil porque no manda ni en Andalucía, Madrid, Valencia y Galicia»

Germán Yanke: «No fue afortunada la broma de decir que fui menos de derechas de lo que me pidió Telemadrid»

Manuel María Bru: «Cuando critiqué a Losantos me dijeron que tosí a un dios y no me lo iban a perdonar en la vida»

Iñaki Gabilondo: «La COPE me ofreció mucho dinero por hacer las mañanas»

Ramón Gabilondo: «La SER se asustó con el programa sexual de Carlos Herrera»

Alfonso Rojo: «Las tertulias no son periodismo estricto, son mucho más show-business y espectáculo»

Manuel Marlasca: «La escencia del periodismo es que te paguen gratis»

Victoria Lafora: «Vasile nos insultó al poner Gran Hermano en el hueco de CNN+»

Isabel Durán: «Nunca he ido con el traje de camuflaje»

Manuel Campo Vidal: «La salida de Herrero y Losantos de A3 fue cosa de Asensio»

Paco Lobatón: «Una llamada a ‘Quién Sabe Dónde’ resolvió el asesinato de Anabel Segura»

José María Calleja: «Hoy los políticos no esperan al editorial de El País para que les digan lo que tienen que pensar»

Autor

Juan F. Lamata Molina

Apasionado por la historia en general y la de los partidos políticos y los medios de comunicación en particular.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído